Fernández-Ladreda reparte agradecimientos a «la gran familia del tenis español» y vuelve a su «Oviedín del alma»

El expresidente de la Real Federación Española de Tenis, Fernando Fernández-Ladreda, se ha despedido definitivamente de su cargo repartiendo agradecimientos para la «gran familia del tenis español» a la que ha «tenido el honor de servir durante los últimos doce meses», antes de volver a su «Oviedín del alma»

«Quiero utilizar estas líneas para despedirme de esa gran familia que es el tenis español, a la que he tenido el honor de servir como Presidente de la durante los últimos doce meses. Ha sido un periodo de trabajo intenso que he intentando desempeñar con dedicación, transparencia y siempre con el bien común del tenis español como horizonte irrenunciable», apuntó Fernández-Ladreda en su carta de despedida.

Entre su lista de agradecimientos, el ya expresidente incluyó al «gran equipo humano» que trabaja en la RFET y que considera «oro puro si se les da la oportunidad de trabajar»; a Conchita Martínez porque su labor como capitana de Copa Federación y Copa Davis «ha sido excepcional y su apoyo y disponibilidad, constante»; y a los jugadores de las selecciones nacionales por su «actitud de suma».

«Son muchas las personas con las que he trabajado durante este año. En muchas he advertido esa capacidad para defender el bien de todos. Sería injusto nombrarlas a todas porque -seguro- me dejaría en el tintero algún nombre y eso sería una profunda injusticia. Sí quiero nombrar de forma específica a la Junta Directiva con la que he tenido el honor de trabajar. Su colaboración y lealtad han sido claves durante todo este tiempo. Gracias», agradeció.

Además, Fernández-Ladreda también apreció el «apoyo recibido en todo momento» de Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, y de Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español.

«No me queda más que despedirme con el deseo de que Miguel Díaz, nuevo presidente de la RFET, tenga toda la suerte del mundo. El tenis español se merece muchos éxitos. Suerte Miguel y gracias a todos los que me habéis ayudado durante mi etapa como presidente. Siempre he pensado que, al acabar una labor pública, hay que retomar el camino que se abandonó en su día para desempeñarla. Esa es mi misión ahora. Regreso a ‘mi Oviedín del alma’. Un cariñoso abrazo», cerró su misiva.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído