El campeón español se encara con el árbitro Bernardes en Río 2016

Rafa Nadal: «A mí no me jodas»

“A mí no me dejaron cambiar unos pantalones que llevaba al revés, a Nishikori le permiten irse 12 minutos sin que pase nada”

En desastre organizativo fue tal, que dejaron al japonés irse al vestuario lo que quiso

Rafa Nadal acababa de remontar este 14 de agosto de 2016, en Río 2016, un 5-2 en contra en el segundo set con saque para su rival Kei Nishikori con una medalla de bronce olímpica en juego (El rapero podemita Pablo Hasel ahora llama «facha millonario» a Rafa Nadal).

El español estaba enchufadísimo como demostró en el tie-break de la segunda manga, cuando ganó por 7-1, mientras que el japonés parecía estar totalmente desdibujado.

Antes del inicio de la tercera manga, Nishikori se ausentó para ir baño. El japonés tardó más de 10 minutos en regresar a pista para desesperación de un Nadal que se quedaba frío y que estiraba por la pista.

El manacorense decidió volver a su banquillo y cruzó su mirada con el árbitro Carlos Bernardes para que saltaran las chispas. El campeón español le recriminó la tardanza del japonés y le pidió que hiciese algo.

El brasileño se encogió de hombres y Nadal le espetó:

«A mi no me jodas. Esto que está haciendo es ilegal».

Perdió al final y después reconoció que se dejó todo en la pista, pero el estado físico, después de tantos partidos, no acompañaba.

«He luchado hasta el final, la verdad que estaba muy cansado, desde el comienzo me ha costado mucho y he estado muy vacío de energía».

Su falta de ritmo de competición también ha lastrado a un jugador que a pesar de todo ha finalizado los individuales en cuarta posición y luchando hasta el final por las medallas.

«Ha sido una semana muy dura para mí después de dos meses sin competir, he hecho lo que he podido y no ha podido ser».

Una de las grandes polémicas del torneo sucedió en el encuentro por el bronce, en el que Nadal discutió airadamente con el árbitro Carlos Bernardes, con el que ya ha tenido problemas en el pasado.

«Con el arbitro no ha pasado nada, después de perder no es momento para hablar, pero evidentemente cuando uno viene de perder 6-2 5-2 con doble break, remonta, gana el set y el rival se va doce minutos al vestuario sin volver, pues alguien tiene que controlar esto y al final nunca pasa nada».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído