CRACKS DEL TENIS

Nadal abandona por lesión en la rodilla ante Del Potro que jugará la final del US Open contra Djokovic

Nadal abandona por lesión en la rodilla ante Del Potro que jugará la final del US Open contra Djokovic
Rafa Nadal se retira en el US Open 2018. ATP

El número uno del mundo, Rafa Nadal, no pudo terminar el duelo de semifinales ante Del Potro y se retiró con fuertes dolores en su rodilla derecha tras ceder en dos sets, 7-6(3) y 6-2.

El argentino se convierte en el primer finalista del US Open y el domingo peleará por su segundo título en Nueva York ante Djokovic, que arraso al japonés Nishikori.

El sabor es tan amargo que no permite degustar una gira más que notable en la pista dura americana.

Si bien Rafael Nadal inició su paso por Estados Unidos en verano levantando el título en la Rogers Cup de Toronto, en el US Open su camino hacia el mismo objetivo se vio truncado por los problemas en la rodilla derecha. A pesar de que fue capaz de sortear los obstáculos en tercera ronda cuando se manifestó el problema, no pudo hacer lo mismo frente a Juan Martín del Potro en semifinales.

«He perdido una oportunidad de estar en la final del Abierto de los Estados Unidos. Me voy de una manera que odio», acertó a valorar el número uno del mundo tras su obligada retirada en Nueva York.

Aún abatido por un desenlace más habitual de lo que hubiera pretendido en su carrera, una nueva lesión volvió a ser protagonista. «

No creo que sea de mucha gravedad. Es limitante y me imposibilita competir. Es lo que ha pasado esta tarde. Lo acepto y me voy para casa sabiendo que he hecho una buena gira».

La temporada hasta este viernes ha sido sobresaliente. En 49 partidos disputado sólo ha entregado cuatro. La mala noticia es que dos de esas derrotas encajadas en 2018 han sido por retirada.

En el Abierto de Australia una lesión en el psoas ilíaco le hizo abandonar en cuartos de final frente a Marin Cilic, mientras que un problema similar al que apareció en el tramo final del pasado curso (retiradas ATP Masters 1000 París y Nitto ATP Finals) fue su castigo en el US Open.

«Es una parte importante de mi carrera. Solo me queda aceptarlo y seguir trabajando para estar preparado».

Nadal es consciente de que es uno de sus grandes caballos de batalla. Tanto como sus rivales, pero no se resigna ante este compañero de viaje habitual.

«No soy tonto, cuando ha pasado tantas veces lo lógico es que vuelva a pasar. Pero pienso en competir, en ganar y jugar bien. Si pienso en si me va a pasar, cuando estoy jugando ya es un doble problema: tus miedos y rivales».

Con 2-2 y 0-15, cuando el reloj superaba los veinte minutos de partido, Nadal sintió un pinchazo en la rodilla derecha. Un dolor conocido. Una sensación que le hizo entender que estaba en problemas, pero esta vez como en días anteriores llegó para quedarse. Por más que lo intentó y se protegió, no logró combatirlo.

«Aguanté porque hay muchas veces que eso viene y se va. Supongo que se tendrá que analizar, pero tenemos experiencia en este tema. Sabemos cómo tratarlo».

«Para mi sensación personal es peor irme así que habiendo perdido», continuó con su radiografía de lo sucedido.

«No me sentía cómodo, no podía correr, no me podía apoyar, no podía hacer fuerza para sacar… sinceramente es muy desagradable retirarme, pero imaginad la sensación de estar otro set más dentro de la pista de la manera en la que estaba jugando. Creo que las dos son duras, pero a nivel mental y a nivel físico la más lógica era esta».

Probablemente fue la peor forma de decir adiós, pero también la más sensata.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído