CRACKS DEL TENIS

La japonesa Naomi Osaka gana el US Open y Serena Williams pierde los papeles

La estadounidense increpa al árbitro Ramos: “¡Eres un ladrón, un mentiroso! ¡Me debes una disculpa!”

«¡Soy madre, antes pierdo que hacer trampas!». «¡Me debes una disculpa, me debes una disculpa!». «¡Eres un mentiroso y un ladrón!». «¡No me volverás a arbitrar nunca más! ¡Es porque soy una mujer y lo sabes! ¡Si fuera un hombre no me harías esto!». «¡Estás atacando mi personalidad!».

Es Serena Williams desatada, montando un circo. Es Serena fuera de sí, de sus casillas, reventando una raqueta contra el suelo, perdiendo los papeles y desmereciendo a su propia leyenda y el magnífico partido que estaba jugando Naomi Osaka, su rival.

La final femenina del US Open 2018 será recordada no solamente por la consagración de la japonesa Naomi Osaka (19°), de jóvenes 20 años, sino por la gran polémica en torno del comportamiento de la experimentada Serena Williams (26°).

La estadounidense mantuvo una serie de discusiones con el árbitro portugués Carlos Ramos, las cuales le valieron una sanción y casi la llevan a ser descalificada del encuentro.

Finalmente, el partido pudo terminar y  primer título de Grand Slam para la asiática, según recoge infobae.

El resutado:, 6-2 y 6-4 (1h 19m). Osaka es la primera tenista japonesa, hombre o mujer, que conquista un Grand Slam. Ella fue, debería haber sido, debería ser, la protagonista de la vergonzosa noche que le arrebató la más grande.

“Gracias por ver el partido”, pudo decir solo la nipona durante la ceremonia final, al recibir el trofeo con los ojos vidriosos y después del mal trago; habiendo escuchado antes, durante un buen rato, los abucheos de la grada y viendo cómo su éxito se deslucía a raíz de la pataleta de su rival.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído