ELL RUSO ES MÁS LISTO QUE EL HAMBRE Y UN TEMPANO DE HIELO

El diabólico Medvedev vence a Thiem, tras ganar a Djokovic y Nadal, y es el nuevo ‘maestro’

Un sexto campeón distinto en las últimas seis ediciones del torneo

El diabólico Medvedev vence a Thiem, tras ganar a Djokovic y Nadal, y es el nuevo 'maestro'
Medvedev. PD

Es diabólico Daniil Medvedev. Más listo que el hambre y un témpano de hielo.

Juega como si nada le afectara y ni siquiera celebra sus victorias.

No lo hizo apenas este 22 de noviembre de 2020 tras vencer a Dominic Thiem y proclamarse campeón de de la Copa Masters: se limitó a ir con cara seria hasta la red, dar la mano al austriaco y a otra cosa, mariposa.

Antes de empezar la final, una cosa era segura: habría un sexto campeón distinto en las últimas seis ediciones del torneo.

De ellos, los cuatro más recientes nunca antes habían ganado la cita de maestros: Andy Murray (2016), Grigor Dimitrov (2017), Alexander Zverev (2018) y Stefanos Tsitsipas (2019).

A ellos se ha unido este domingo Medvedev, verdugo de Thiem por 4-6, 7-6(2) y 6-4 y que alarga su racha de imbatibilidad a 10 partidos desde París-Bercy. El destino ha querido que el O2 de Londres diera la bienvenida al torneo de los ocho mejores en 2009, con el triunfo de Nikolay Davydenko, y se despida con la victoria de otro ruso.

Cabe recordar que las Finales ATP vuela a Turín el año que viene y permanecerán allí hasta 2025.

Las sorpresas que casi nunca hay en los ‘Grand Slam’, donde el ‘Big Three’ suele pasearse, están a la orden del día en el Masters.

Medvedev, invicto, fue el primero en amenazar el saque de su rival en el segundo juego del partido. Disfrutó de dos pelotas de ‘break’ que no pudo aprovechar por la agresividad de su rival.

El austriaco aguantaba el tipo y rompió el servicio del moscovita en el quinto asalto ayudado por una doble falta.

A sus 27 años, está en su plena madurez. Suyo sería el primer parcial sin dar opción a la reacción del gigante ruso, que lo intentó de todas las maneras posibles.

Pero Dominic es otro desde que ganó el US Open. Hasta la suerte estuvo con él porque la primera manga llegó con la colaboración de la cinta, que escupió un tiro hacia el lado del pupilo de Gilles Cervara.

Medvedev aspiraba a ser el primer profesional de la raqueta capaz de acabar con la resistencia de los tres primeros de la clasificación mundial en un Masters.

Fuera de las Finales ATP, lo habían logrado antes Boris Becker (Estocolmo 1994), Djokovic (Montreal 2007) y David Nalbandian (Madrid 2007).

En la continuación, Dominic pudo cerrar la victoria en el séptimo juego, pero falló con estrépito una bola de ‘break’ a mitad de la pista cuando el moscovita ya había bajado los brazos.

Sus gritos de desaprobación dieron alas a Daniil, que estuvo a un punto del 5-3 y saque. Pasó de la desesperación a la esperanza.

El desenlace se marchó a la muerte súbita con un ruso que se atrevía a subir a la volea. Se había cansado de correr y recurría a lo que peor se le da.

Encadenaría siete puntos tras perder los dos primeros para firmar las tablas en el marcador.

Medvedev llegaba más entero al tramo decisivo y lo demostró con una rotura que sonaba a definitiva en el quinto juego de la manga de desempate.

A la novena bola de ‘break’ lo había conseguido. Las casi tres horas de la semifinal con Rafael Nadal le pesaban como una losa al austriaco.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído