No ha ganado un partido de los que ha disputado desde septiembre

Gael Monfils rompe a llorar como un ‘campeón’ tras perder en el Open de Australia

El genial francñes cayó ante el finlandés Emil Ruusuvuor, 86 del mundo

Gael Monfils rompe a llorar como un 'campeón' tras perder en el Open de Australia
Gael Monfils. PD

Duele ver así a un campeón. Sobre todo cuando siempre ha sido un tipo divertido, genial e incasable como Gael Monfils.

Hubo un tiempo en el que Monfils fue la gran esperanza del tenis francés.

Tras ganarlo casi todo en categoría junior, llegó al circuito con ansias de darlo todo. Sin embargo, las lesiones y un carácter un tanto disoluto fuera de las pistas le complicaron.

A sus 34 años está atravesando su peor momento.

El año de la pandemia le ha lastrado tanto física como mentalmente, algo que se ha dejado ver en su primer (y último) partido en esta edición de 2021 del Open de Australia.

Monfils del mundo se ha visto superado por el semidesconocido finlandés Emil Ruusuvuori, que le sacó del primer Grand Slam del año por 6-3, 4-6 6-7, 6-3 y 3-6 en un duelo de casi cuatro horas.

La situación está empezando a superar al francés. Desde que reanudó su actividad en septiembre tras los meses de parón por el coronavirus del circuito, ha disputado siete partidos. No ha ganado ninguno.

Tal es su frustración que en la sala de prensa después del duelo con Ruusuvuori, número 86 del ránking, se derrumbó y no pudo contener el llanto.

«Me gustaría salir de esta pesadilla».

«Te voy a dar la frase de mi madre: Ella me dirá ‘tienes que seguir entrenando, y volverá».

Eso dijo, y tuvo que parar para enjugarse las lágrimas.

No le está saliendo nada y eso le genera una gran frustración.

«No tengo confianza, me siento mal. Juego mal, no puedo sacar, no puedo hacer un golpe de derechas, fallo, estoy 6 metros por detrás de la línea y toco la red. ¿Por qué? No lo sé. Por muchas cosas, tengo mis propias razones. Soy claro, te digo que no tengo confianza y va a llevar tiempo».

La lágrimas de Monfils.

Monfils pidió a los medios de comunicación su complicidad en estos momentos.

«Me siento juzgado y pido un poco de clemencia. Sí, perdí mucho. Lo intento, trabajo, pero no puedo. Me gustaría levantarme y decirte que esta pesadilla terminó, pero aquí estoy. Si sucede la próxima semana, comenzaré de nuevo, no sé cuándo se detendrá. Cuando uno ha caído, no le disparéis».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído