Juega Su 'Mejor Partido De Slam'

Wimbledon: Carlos Alcaraz asusta a todos y se postula como candidato al título de hierba

El español medirá al italiano Sinner en los octavos de final

Carlos Alcaraz Wimbledon tenis
Carlos Alcaraz. PD

Candidato al título. Como suena.

El nombre de Carlos Alcaraz comienza a sonar con fuerza entre los muros del All England Club, donde el respeto, la tradición y la historia solamente sostienen a los más fuertes del circuito.

El español avanza con paso firme, dejando bien clara una cosa: los templos del tenis no impresionan a un chico de 19 años dispuesto a comerse el mundo.

El No. 7 del Pepperstone ATP Rankings arrasó a pelotazos este 1 de julio de 2022 al alemán Oscar Otte por 6-3, 6-1, 6-2 para alcanzar los octavos de final de Wimbledon, subrayar su comodidad sobre el verde londinense y volver a exhibirse como uno de los grandes talentos del circuito.

En una actuación clínica de tenis tan ofensivo como ordenado, Carlos alcanzó la victoria sin entregar el saque y apilando 37 golpes ganadores, un asedio que apenas le llevó a cometer ocho errores no forzados. Sobre una superficie peculiar, tan dada a las dudas como a la precipitación, un equilibrio memorable.

“Ha sido probablemente el mejor partido de Grand Slam que he jugado en mi carrera», reconoció Alcaraz sobre la pista, rodeado de aplausos por un público que reconoció la altura de su juego.

«Estoy disfrutando cada momento sobre la hierba en esta increíble pista. Estoy muy feliz por jugar aquí y muy orgulloso por estar en la cuarta ronda”.

En un viernes con aroma a gran jornada, Alcaraz respondió a las expectativas con su mejor partido en el torneo.

De vuelta en la Court 1, sobre la que sobrevivió a una épica primera ronda de cinco mangas, el español desató todo su potencial. Ante un rival contundente, capaz de enviar la pelota a 200km/h con el servicio, Carlos atajó el partido con frialdad. Apenas necesitó el primer turno al resto para marcar el territorio.

Alcaraz navegó en un partido donde siempre tuvo el control del marcador. Desde el 2-0 del primer set, el español aceptó un encuentro de reflejos para ampliar su camino en el tercer Grand Slam de la temporada. Ese break inicial fue suficiente para dominar a Otte, que volvería a entregar su servicio para cerrar el parcial y entregar el control real al murciano.

El español ha acostumbrado a dejar al graderío con la boca abierta en cada paso. Tan pronto concedió un punto a su rival tras un error del juez de línea, en un alarde de inmensa deportividad, como firmó golpes imposibles, desde globos mirando al graderío o passing shots de espaldas a la red. Con la soltura de la juventud, nada parece fuera del alcance del murciano en la hierba de Londres.

La segunda manga fue un auténtico festival de virtudes en el pasto, donde quiere terminar de curtirse un jugador especial. Apenas en el tercer torneo de su carrera en la superficie, y sin competición oficial previa a Wimbledon esta temporada, Alcaraz demostró no necesitar rodaje para abrir una distancia definitiva. Carlos apenas entregó cuatro puntos con el saque en la segunda manga, negando el oxígeno a su rival con la ventaja ya consolidada. Lejos de contentarse con el dominio, Alcaraz diluyó a Otte con un 5-0 que condenó el parcial.

UN CABALLERO ESPAÑOL

Carlos Alcaraz se está ganando el corazón de todo amante del tenis, pero lo hace toda vía más por acciones como la protagonizada en el partido contra Oscar Otte en tercera ronda de Wimbledon. El español regaló un punto a su rival después de que el juez de silla ordenase que se repitiera.

Una contradejada de Alcaraz se fue por centímetros, pero Otte ya iba lanzado y golpeó la bola después de que el juez de línea cantase el out. Pese a que el alemán metió la bola dentro del campo, el juez de silla indicó que el punto debía repetirse debido a que Otte había continuado una jugada ya invalidada.

El desconcierto invadió la Pista 1 del All England Club, y ni siquiera los jugadores acertaron a averiguar qué había pasado en un primer momento. Cuando el juez de silla explicó la situación, Alcaraz se ganó una ovación de gala.

Lejos de aprovechar la ventaja que le daba el hecho de tener que repetir el punto, Carlitos regaló el punto a su rival y pidió al juez de silla que se lo apuntasen a Otte, que al fin y al cabo había continuado con solvencia la jugada. Un gesto de auténtico campeón, en tenis y en deportividad.

EL PUPILO DE FERRERO

El pupilo de Juan Carlos Ferrero, que prometió poder ajustarse a la hierba antes de comenzar el torneo, corretea sobre el césped de Wimbledon con una soltura que asombra. Su juego de pies arroja a un deportista en esplendor físico, al que parecen quedar pequeñas las pistas del All England Club. En un torneo donde tantos sufren los botes bajos, con las piernas en flexión y golpeos en posiciones incómodas, el ímpetu del murciano corre más que la propia pelota. Alcaraz conecta derechas desde cualquier rincón, haciendo suyo el dominio en una superficie que premia al que primero golpea.

El murmullo fue creciente en la grada ante la energía del español, dispuesto a cerrar el partido a toda velocidad y salvar las piernas para la segunda semana del torneo. La seguridad de Alcaraz, que no perdió el servicio en todo el partido y ni siquiera sufrió pelotas de roturas en las últimas dos mangas, fue absoluta para completar una victoria con mensaje al vestuario. Sobre césped, el joven prodigio tampoco pestañea.

“Es duro jugar sobre hierba, porque es una temporada corta», reconoció el español.

«No pude jugar muchos torneos en ella, pero Wimbledon te da una energía especial. Este torneo hace que sientas que estás acostumbrado a jugar en ella, estoy tratando de mejorar en cada partido. En la cuarta ronda seré otro jugador”.

La victoria permite a Alcaraz extender su experiencia en los torneos del Grand Slam, donde ha demostrado una aclimatación inmediata. Con apenas siete cuadros finales disputados, el español sabe lo que es pisar la semana en el US Open, Roland Garros y Wimbledon, donde busca convertirse en el campeón más joven desde que Rafael Nadal (19 años, 2 días) levantase la copa en 2005.

Con tres victorias en las piernas, la temperatura del torneo irá en ascenso. Ante la posibilidad de buscar un billete a los cuartos de final, Carlos disputará la cuarta ronda de Wimbledon ante el cabeza de serie No. 10 Jannik Sinner, vencedor por 6-4, 7-6(4), 6-3 sobre el estadounidense John Isner. En el horizonte, un choque entre dos de los mayores talentos de futuro del ATP Tour.

“Todos saben el nivel que tiene Sinner.», reconoció Alcaraz, que domina por 1-0 el historial ATP Head2Head sobre el italiano. «Juega un gran tenis, es muy agresivo. Va a ser un partido divertido y complicado. Somos amigos fuera de la pista, pero vamos a tener una buena rivalidad durante los próximos años. Voy a tratar de disfrutar este partido. Espero que vosotros también lo disfrutéis”.

Con 19 años y 66 días, Alcaraz se ha convertido en el hombre más joven en pisar los octavos de final de Wimbledon desde 2011, cuando Bernard Tomic (18 años, 255 días) escaló hasta los cuartos de final. Además, el español es el tercer jugador menor de 20 años que alcanza los octavos de final desde Tomic en 2011, siguiendo los pasos de Nick Kyrgios (19 años, 70 días) en 2014 y Stefanos Tsitsipas (19 años, 337 días) en 2018.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído