Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

TC: Escándalo de un magistrado pro-Estatuto catalán

El debate sobre el Estatuto catalán, contra lo que dicen globos sonda interesados, no ha terminado. Ni mucho menos. Se siguen produciendo movimientos a los que apenas se presta atención, pero que pueden tener largo alcance. Eugenio Gay Montalvo, uno de los más fervorosos partidarios del Estatuto catalán, se halla envuelto en un escándalo de graves consecuencias.

En las últimas semanas y meses se han sucedido varias «informaciones» que apuntan, todas ellas, a que el TC va a dictar una «sentencia interpretativa».
Recordemos las más recientes:
El Confidencial Digital (4-III-2009)
– Victoria Prego en El Mundo (19-IV-2009)
– El Confidencial (4-V-2009)

Pues bien, en mi opinión, todo esto son «globos sondas» lanzados por partes MUY interesadas en conocer la reacción social a los mismos para poder «vender» a los magistrados renuentes las «bondades» de esa supuesta «solución».
Una «solución», la de la «sentencias interpretativa» en sí misma escandalosa porque la premisa de una «sentencia interpretativa» es que la norma objeto de la sentencia es constitucional. O sea, es una forma vergonzante de decir que el Estatuto sería constitucional.

Una «sentencia interpretativa» del Estatuto catalán sería un agravio histórico y hundiría definitivamente el prestigio del TC porque no se explicaría por qué el TC anuló y declaró como inconstitucional una ley (la LOAPA) que pretendía proteger al Estado central contra las Comunidades Autónomas… y sin embargo, no anularía ni declararía inconstitucional una ley (el Estatuto catalán) que pretende cercenar las competencias del Estado central.

La verdad es que parece que no hay acuerdo, afortunadamente, para dictar una «sentencia interpretativa». Entre otras cosas, porque si ese acuerdo existiera la sentencia ya se habría dictado hace mucho tiempo.

La interpretación de este retraso sólo tiene una explicación lógica: el grupo de magistrados favorables al Estatuto y al presidente Rodríguez no consigue su objetivo y por eso se dilata la decisión.

Según algunas fuentes, el que quizá sea más exaltado defensor de la constitucionalidad del Estatuto catalán es el magistrado Eugenio Gay Montalvo, nombrado por el Congreso de los Diputados a propuesta conjunta del PSOE y de CIU.

Por ello, es especialmente oportuno hacerse eco aquí de una información, a mi juicio muy importante, que afecta a este magistrado.

La información, publicada por Espacios Europeos es la siguiente:

El Tribunal Constitucional admite un recurso de Amparo formulado por el abogado José Luís Mazón

espacioseuropeos.com (6/5/2009)

El Tribunal Constitucional ha admitido un Recurso de Amparo formulado por el abogado José Luís Mazón contra la denegación por “silencio administrativo” de la Presidenta del Tribunal Constitucional, de una investigación acerca de las actividades del magistrado Eugenio Gay del TC, en relación con su anterior despacho de abogados -Gay&vendrell abogados-, que captó un macro recurso de amparo de mas de 8.000 pensionistas para llevarlo al propio TC, donde su ex director es ahora magistrado.
(…)
Mazón ha elevado a la más alta instancia judicial el presunto caso de incompatibilidad del magistrado Gay Montalvo. Mazón defiende con sólidos argumentos y abundante documentación, que el magistrado del TC continua siendo presidente de Gay&vendrell abogados, que oferta la prestación del servicio de recurso de amparo.

La noticia es, insisto, de extrema importancia. Y ello por las siguientes razones:

1º. El TC ha desautorizado a su presidenta, Emilia Casas (magistrada pro-Estatuto catalán), que denegó una investigación sobre supuestas irregularidades de Eugenio Gay (magistrado pro-Estatuto catalán).
2º. Es la primera vez, que yo recuerde, que el TC admite un recurso de amparo contra una decisión no jurisdiccional del TC.
3º. Si el TC aplica las mismas reglas utilizadas para resolver el recurso de inconstitucionalidad contra la «enmienda Casas» debiera resolver este amparo con la máxima celeridad porque puede afectar a la composición del TC. Si se dilatara la resolución de este asunto podríamos encontrarnos ante una situación gravísima.

La Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, en su artículo 19 dice esto:

1. El cargo de Magistrado del Tribunal Constitucional es incompatible: (…)
séptimo, con el desempeño de actividades profesionales o mercantiles. En lo demás, los miembros del Tribunal Constitucional tendrán las incompatibilidades propias de los miembros del Poder Judicial.
2. Cuando concurriere causa de incompatibilidad en quien fuere propuesto como Magistrado del Tribunal, deberá, antes de tomar posesión, cesar en el cargo o en la actividad incompatible. Si no lo hiciere en el plazo de diez días siguientes a la propuesta, se entenderá que no acepta el cargo de Magistrado del Tribunal Constitucional. La misma regla se aplicará en el caso de incompatibilidad sobrevenida.

Esto significa, nada más y nada menos, que si se estima el amparo, habría que iniciar una investigación para determinar si el magistrado Gay Montalvo está ejerciendo ilegalmente su puesto en el Tribunal Constitucional. Si esto fuera así, su voto (que nadie duda favorable) al Estatuto catalán quedaría cuestionado. Y si el Estatuto catalán quedase aprobado gracias a este voto, el descrédito del TC sería algo irreparable.

Aunque quizás sea eso lo que se esté buscando. En definitiva, si de lo que se trata es de violar la Constitución, nada mejor que acabar con el Tribunal Constitucional.

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído