Los españoles apoyan la ayuda al desarrollo pero dudan de su eficacia

(PD / EFE).- La mayoría de los españoles (el 85,1 por ciento) respalda la cooperación internacional y considera que España debe ayudar a los países menos desarrollados, aunque son más los que dudan de su eficacia que los que piensan que sirve para resolver esos problemas.

De hecho, según los datos de un estudio elaborado por el CIS, el 78,8 por ciento de los españoles considera que las ayudas no llegan a quienes realmente lo necesitan, y un 11,2 por ciento de los encuestados considera que cada país tiene que solucionar sus propios problemas. Los datos han sido obtenidos a partir de las entrevistas realizadas a un total de 2.472 personas en 236 municipios españoles el pasado mes de diciembre.

La mayoría de los encuestados (el 57 por ciento) mantiene que las cosas que ocurren en otros países les afectan personalmente, frente a un 41,3 por ciento que consideran que les afecta «poco o nada».

En general los españoles prestan más atención a los temas nacionales que a los internacionales, y son más (el 42,2 por ciento) los que piensan que la «globalización» provocará que el mundo vaya peor dentro de diez años que los que piensan que ese fenómeno será beneficioso (el 23,2 por ciento).

A la hora de asignar los recursos, la mayoría de los encuestados (el 51,1 por ciento) considera que se debe dar prioridad a la reducción del hambre y de la pobreza, al respeto a los derechos humanos (el 23,2 por ciento) y al acceso a la educación (el 10,8). Sobre los lugares a los que debe dirigirse la ayuda al desarrollo, los encuestados señalan al continente africano como primera opción, seguida de los países latinoamericanos (el 17,9 por ciento).

La mayoría (el 44,4 por ciento) manifiesta en la entrevista que España debería dedicar más recursos que ahora a la cooperación internacional, frente a un 8,6 por ciento que considera que esas aportaciones se deberían reducir.

Al preguntar por las instituciones u organismos que deberían tener la responsabilidad de este tipo de ayudas, la mayoría (el 48,7 por ciento) considera que deberían ser organismos internacionales como la ONU, un 21,7 por ciento opina que deben ser instituciones nacionales como la Agencia Española de Cooperación Internacional, y el 9,1 por ciento que esa responsabilidad debería recaer sobre las organizaciones no gubernamentales para el desarrollo.

Las más valoradas por los encuestados son las organizaciones de ayuda e intervención social como Cruz Roja, Ayuda en Acción o Médicos sin Fronteras, ya que el 84,3 por ciento califica de «bien o muy bien» el trabajo de éstas. A continuación se sitúan las organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional (el 66,3 por ciento califica de muy bien o bien su trabajo), seguida de las organizaciones no gubernamentales (el 59,5), de las organizaciones religiosas (el 47,9) y el último lugar lo ocupan las empresas (solo el 22 por ciento califican su labor de bien o muy bien).

Prácticamente el mismo puesto ocupan las organizaciones cuando se pregunta a los encuestados por la eficacia de las mismas, ya que las más valoradas por los ciudadanos son las organizaciones de ayuda e intervención social y el último lugar lo ocupan las empresas.

El 38 por ciento de los entrevistados asegura que realiza alguna aportación económica, el 9,5 es socio y cotizante de alguna organización solidaria, el 16,4 por ciento afirma que compra productos de comercio justo, y el 16,2 por ciento de los encuestados no participa en ninguna actividad ni organización solidaria.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído