El mercado español del cava retrocede

(EFE / PD).- Ya no hay boicot al cava catalán, pero la venta de botellas de cava en el mercado español descendió el pasado año en un 3,13%. Las causas hay que buscarlas en el bajón registrado por las bodegas de fuera de Catalunya y el abandono de la producción de cava de bajo precio por parte de dos grandes empresas catalanas.

El presidente del Consejo Regulador de Cava, Gustau García Guillamet, ha informado hoy en rueda de prensa en Barcelona de este «sorprendente retroceso» en el mercado interior, que contrasta con el incremento del 2,6% de ventas en el exterior, con 126 millones de botellas.

Las ventas totales de botellas de cava se mantuvieron el pasado año en 224,95 millones, lo que supone «un saldo a favor» del sector de un 0,02%, que lo sitúa en un «empate técnico» con relación a la producción de 2006 (224,90 millones de botellas), ha valorado García Guillamet.

El hecho de que dos grandes empresas catalanas del cava, cuyo nombre no ha querido desvelar el presidente del Consejo Regulador, hayan decidido abandonar la producción de cavas de bajo precio es «una buena noticia para el sector», que apuesta en su conjunto por las gamas altas de este producto.

En su opinión, el precio de la botella de cava debería situarse siempre que fuese posible por encima de los seis euros y nunca en los «precios escandalosos» de dos euros que se dan a veces y que deberían «desaparecer del mercado».

El abandono de esta producción de baja calidad de las dos grandes empresas, que supone que han dejado de producir unos 4,8 millones de botellas, y el descenso de las ventas de las 23 empresas del sector que producen fuera de Catalunya han decantado a la baja los datos en el mercado interior, ha explicado García Guillamet.

El descenso de las ventas el pasado año de las bodegas ubicadas fuera de Cataluña es un dato «no tan positivo» para el sector, ha indicado, que contrasta vivamente con el crecimiento espectacular que registraron estas mismas empresas hace tres años coincidiendo con el boicot que las marcas catalanas sufrieron en el resto de España.

«Hemos de seguir de cerca la evolución de las empresas elaboradoras de cava de fuera de Cataluña, por lo que sería deseable que recuperaran las cifras de venta de los años 2005 y 2006, en beneficio del sector», ha argumentado el directivo del Consejo Regulador.

Según las cifras facilitadas por García Guillamet, los países comunitarios consumieron el pasado año más de 94 millones de botellas de cava, lo que significa el 75% sobre el total de ventas del mercado exterior.

No obstante, el mercado alemán, el primero y más importante en número de botellas de cava vendidas, aún no se ha recuperado del problema de distribución sufrido por una gran empresa del sector en 2006 y el pasado año descendieron las ventas en su conjunto en un 10,55%, con 41 millones de botellas.

El Reino Unido se situó en segundo lugar, con 33 millones de botellas y un aumento del 5% con relación a 2006, seguido de Estados Unidos, con 14 millones y un crecimiento del 8,4%, Bélgica y Luxemburgo con 6,2 millones y un 51% más y Japón, con 4,2 millones de botellas y un estancamiento del +0,48%, debido al cambio euro-yen, que va en contra del sector.

El acto de presentación de estos datos ha contado también con la asistencia del subdirector general del Ministerio de Agricultura, Clemente Mata, quien ha valorado positivamente los datos de ventas «dentro de un equilibrio» y que el mercado exterior ha reaccionado «bien, en términos generales».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído