La infidelidad juvenil… en la empresa

(PD).- Ya no hay 20 candidatos para un solo puesto. Ya no hay por qué decir sí a jornadas inacabables y sueldos mediocres. Los jóvenes tienen ahora la sartén por el mango, al menos en las carreras de ciencias.

Ceunta María Domínguez en El Economista que arquitectos, ingenieros, médicos y enfermeros, entre otros profesionales, se permiten el lujo de elegir. Son las empresas las que tienen que cambiar sus condiciones para atrapar el talento. Los años de altísimo paro juvenil se han acabado.

La fidelidad a la compañía en que dan sus primeros pasos es relativa; si tienen que irse para triunfar, se van: según el mismo informe, el 40 por ciento de los encuestados (1.800 jóvenes españoles) no descartan cambiar de empresa para crecer profesionalmente.

Los nuevos jóvenes han estado de Erasmus, explica Navarro, son licenciados o posgraduados, saben idiomas. No hay tantos candidatos que respondan a las necesidades de la empresa, señala: jóvenes salidos de escuelas técnicas y facultades de ciencias. Son pocos y no están dispuestos a ser esclavos del trabajo como fueron sus padres; quieren vivir la vida. ¿Cómo retenerlos?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído