De la tarifa nocturna a la tarifa social

(PD).- La actual tarifa eléctrica nocturna tiene los días contados. La modificación del Real Decreto que la regula va a ser modificado por la tarifa de discriminación horaria. Ésta última hará que las familias afectadas por el cambio tengan que pagar entre un 25% y un 80% más en su factura, unos 140 euros más anuales.

Los afectados principales son 1.100.000 familias que actualmente tienen contratada este tipo de tarifa, que en julio, cuando entre en vigor la modificación «se verán en una situación de indefensión jurídica», según afirma el responsable de comunicación de UCE, David Vega.

Añade además, que al pasar a los usuarios al servicio de discriminación horaria, «se les está obligando a contratar la máxima potencia para su domicilio».

Así, por ejemplo, cuando se usen los acumuladores para calentar, el lavavajillas y la lavadora estará bien tener la máxima potencia, pero en otros meses en los que el uso es menor resulta lesivo ya que se tendrá la máxima potencia sin necesidad de utilizarla y además, se estará pagando por ella.

En síntesis, un usuario con tarifa de discriminación horaria sólo utilizará la máxima potencia el 24% de las horas anuales pero estará pagando como si las usara todo el año.

Más horas, menos descuentos, más penalización

La tarifa nocturna vigente permite un ahorro del 55% en las horas valle, que van desde las 23 a las 7 horas, que se compensa con una penalización del 3% para el consumo realizado durante las horas restantes del día.

La tarifa de discriminación horaria aumentará las horas valle, bajará el descuento al 47% e incrementará la penalización al 35%. Es decir, más horas, menos descuento y más penalización. En euros, una subida en la factura de 140 euros anules para el 1.100.000 familias que tienen la actual tarifa nocturna. A lo que habría que sumarle, de ser aprobado, el incremento del 11,3% que ha propuesto la CNE para todos los usuarios.

No obstante, mientras los consumidores de electricidad asisten a un incremento en su factura, las principales beneficiarias de la reforma del Real Decreto van a ser las compañías eléctricas, entre ellas Endesa e Iberdrola, que ingresarán 150 millones de euros a cuenta del ajuste de las potencias.

La tarifa social de Sebastián

Entre tanto, y a modo de casualidad, el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, ha lanzado una medida social con la que intenta paliar los efectos negativos de la subida de electricidad.

A la espera de que Sebastián matice en qué se va concretar su tarifa social, David Vega, de UCE, reconoce que la medida «ya existe, es decir, hay una modalidad de tarificación destinada a personas con bajos ingresos como los pensionistas» y que afecta a 100.000 personas, por lo que no se trata de ninguna innovación.

No obstante, y ante la casualidad del anuncio coincidiendo casi con la entrada en vigor de la modificación del Real Decreto, UCE añade que «no es una solución para las familias que tienen contratada la tarifa nocturna». Y en cualquier caso, según Vega, «habría que conocer la medida, a qué sectores afecta y por supuesto, pensar que no debe ser un motivo para olvidar a las personas que tienen contratada la tarifa nocturna que quedan en una situación de indefensión jurídica».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído