El Gobierno admite que el Estado no tendrá superávit hasta 2011

(PD).- El Estado central no volverá a tener superávit hasta el año 2011, aunque el excedente que se prevé para la Seguridad Social permitirá que el conjunto de las Administraciones Públicas cierren sus cuentas en positivo los próximos tres años.

El Gobierno ha aprobado el límite de gasto no financiero del Estado para el año 2009, que se situará en 160.158 millones de euros, lo que representa un incremento del 5% respecto a este año (7.626 millones más), en línea con el crecimiento previsto del PIB nominal, y ha ratificado los objetivos de estabilidad para el trienio 2009-2011.

Este techo presupuestario permitirá a la Administración Central cerrar sus cuentas en equilibrio en 2009 (0,02% del PIB, 177 millones), frente al superávit del 0,4% que el Gobierno estimó en en el Programa de Estabilidad aprobado en diciembre.

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, ya había adelantado esta semana que el Estado no tendría superávit en 2008. El Ejecutivo se ha fijado como objetivo cerrar también sus cuentas en equilibrio en 2010 y alcanzar un ligero superávit del 0,1% en 2011, frente al excedente del 0,4% previsto anteriormente para los dos ejercicios.

Menor crecimiento

De esta forma, el Gobierno admite que es prácticamente imposible plantear un escenario de superávit presupuestario con un crecimiento económico que, según los analistas, alcanzará este año y el próximo, en el más optimista de los escenarios posibles, una tasa del entorno 2%, lo que provocará una menor recaudación impositiva que hace inalcanzable el objetivo de superávit.

De hecho, la Ley de Estabilidad Presupuestaria establece que las administraciones públicas presenten equilibrio cuando el crecimiento económico se sitúe entre el 2% y el 3%. El Gobierno mantiene, de momento, la previsión de crecimiento del 2,3% para 2009 y 2010, aunque el consenso del mercado sitúa estas previsiones en rangos inferiores.

A pesar de que el Estado Central cerrará en equilibrio, el Ejecutivo fija para el conjunto de las Administraciones Públicas (Estado, Seguridad Social, comunidades y ayuntamientos), un superávit del 0,8% del PIB en 2009, del 0,7% en 2010 y del 0,8% en 2011, gracias fundamentalmente al saldo positivo que espera cosechar la Seguridad Social en el trienio (0,8% en 2009, 0,7% en 2010 y 0,6% en 2011).

Por su parte, las comunidades autónomas tendrán equilibrio en los próximos dos años y un ligero superávit del 0,1% en 2011, igual que el Estado, mientras que las cuentas de las entidades locales se mantendrán equilibradas a lo largo del trienio.

Estas previsiones suponen una revisión a la baja frente a las últimas estimaciones que realizó el Gobierno en diciembre del pasado año. En aquella ocasión, el saldo positivo del conjunto de las administraciones públicas se fijó en el 1,2% del PIB para el trienio 2008-2010.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído