Arabia Saudí pide que se controle la especulación sobre el petróleo

Arabia Saudí pide que se controle la especulación sobre el petróleo

(PD).- Los resultados no se verán en las gasolineras. Aunque productores y consumidores de petróleo reconocieron ayer en Yeddah el peligro de recesión que los altos precios del crudo entrañan para la economía mundial, discreparon sobre las causas de ese aumento y los medios para frenarlo.

En el llamamiento final se pide «garantizar la estabilidad del sistema energético» mediante un incremento de la oferta de crudo y «reforzar la transparencia de los sistemas financieros», es decir, frenar a los especuladores.

También se pidió el aumento de las inversiones en la producción y el refinamiento. Sin embargo, no se concretó en medidas específicas que pudieran tener efecto sobre el mercado. La disposición de Arabia Saudí a poner hasta 2,5 millones más de barriles en el mercado no fue secundada por otros productores por lo que algunos analistas temen nuevas subidas.

El rey Abdalá de Arabia Saudí, primer productor mundial y anfitrión de la conferencia, responsabilizó del alza de precios a «los especuladores, los elevados impuestos en los países consumidores y a un aumento del consumo en los países en vías de desarrollo».

Ese análisis, compartido por la mayoría de los productores, resulta cuestionado por los consumidores. Para ellos, las cuotas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el cartel que controla el 70% de las reservas convencionales, también contribuyen al problema.

La conferencia reunió a 36 ministros responsables de la energía, entre ellos Miguel Sebastián, responsable de Industria, Turismo y Comercio. También estuvieron altos representantes de China y Reino Unido.

«La producción no ha mantenido el paso con la creciente demanda de petróleo, lo que causado el aumento de los precios y su cada vez mayor volatilidad», defendió el secretario norteamericano de Energía, Samuel Boldman. Según él, «no hay pruebas de que los especuladores estén impulsando los precios en los mercados de futuros».

Pero el ministro saudí de Petróleo, Ali al Naimi, tiene otra visión. «Entre el segundo trimestre de 2007 y el segundo trimestre de 2008, la demanda global ha aumentado entre 800. 000 y 1,2 millones de barriles diarios, según las estimaciones, pero al mismo tiempo la oferta ha pasado de 1,4 millones a 1,6 millones, un incremento mayor que la demanda», señaló. «Aun así hemos visto esta enorme subida de precios, acompañada de importantes altibajos».

Pero para la mayoría de los analistas, el mercado ya ha descontando los 500.000 nuevos barriles diarios que ha puesto Arabia Saudí en el mercado, que se diluirán en los 85 millones de barriles que se bombean en total cada día. El resto de principales productores no quieren aumentar la producción.

Irán, el segundo exportador de la OPEP y cuarto mundial, insistió en su convicción de que hay suficiente crudo en el mercado y que su elevado precio es culpa de un dólar artificialmente bajo. Este país cree que si se produjera más iría a parar a las reservas porque en realidad no hay más demanda. De la misma opinión se mostraron sus homólogos libio y argelino y el de Qatar.

Sea como fuere, el petróleo ha duplicado su precio en el último año, lo que ha generado inflación en todo el mundo y desatado protestas en numerosos países, desde Europa hasta Asia. Muchos bancos centrales sopesan subir los tipos de interés para frenar el consumo.

Por otro lado, Miguel Sebastián, a través de un comunicado del ministerio, pidió a los productores de petróleo que aumenten la oferta de crudo para evitar «una tercera crisis del petróleo».

Según Sebastián, «el mundo no está preparado para hacer frente al reto» de una progresiva subida del precio del petróleo, por lo que alertó de que actualmente «es como si los países consumidores hubiesen olvidado las lecciones de la última crisis.

Después de haber disfrutado durante 15 años de precios bajos, nuestras economías se han vuelto adictas al petróleo», aseguró el ministro, informa Efe. No obstante, Sebastián defendió que los altos precios son una señal para reducir el consumo de petróleo y se opuso a rebajar la fiscalidad en estos productos.

Fondo para los pobres

El rey Abdalá de Arabia Saudí hizo ayer un llamamiento para que la comunidad internacional, y los productores de petróleo en particular, ayuden a los países más pobres a hacer frente al coste del petróleo. Para ello propuso que tanto el Banco Mundial como el fondo de desarrollo de la OPEP encabecen sendas iniciativas, a las que prometió la ayuda de su país.

Además, ofreció 500 millones de dólares (unos 320 millones de euros) en préstamos blandos para proyectos energéticos en los países en vías de desarrollo.

«Hago un llamamiento para lanzar una iniciativa de energía para los pobres con el objetivo de permitir que los países en vías de desarrollo puedan afrontar los crecientes costes de la energía», anunció el monarca durante el discurso inaugural de la Conferencia de Yeddah.

A ese respecto, pidió al Banco Mundial que organice una reunión lo más pronto posible para que países donantes e instituciones financieras puedan estudiar la propuesta.

También pidió al fondo para el desarrollo de la OPEP que considere «la aprobación de un programa paralelo al anterior y con idénticos objetivos» para el que sugirió un capital de partida de 1.000 millones de dólares.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído