Trichet admite que «es posible» que el BCE suba los tipos de interés la próxima semana

(PD).-El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha admitido hoy que «es posible» que el instituto emisor suba los tipos de interés en su consejo del próximo jueves.

En una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, Trichet ha mostrado su preocupación por la persistencia de una inflación elevada en la Zona Euro y ha dejado claro que esta institución está «determinada» a garantizar el «anclaje firme de las expectativas de inflación a largo plazo» y en «alerta máxima» ante el aumento de los riesgos ante la escalada del petróleo y los alimentos.

Trichet ha repetido el mismo mensaje que lanzó tras la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE el pasado 5 de junio. En aquel momento, dejó claro que para anclar las expectativas de inflación el Banco podría aumentar en julio los tipos de interés un cuarto de punto, hasta situarlos en el 4,25%.

«Estamos en un estado de alerta máxima. El Consejo de Gobierno seguirá vigilando muy de cerca todos los acontecimientos», ha dicho Trichet este miércoles a los eurodiputados. El BCE está decidido a «impedir los efectos de segunda vuelta y la materialización de los riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo», ha agregado.

«El Consejo de Gobierno está determinado a garantizar el anclaje de las expectativas de inflación en línea con la estabilidad de precios. Este anclaje de las expectativas de inflación a medio y largo plazo es un prerrequisito para que la política monetaria contribuya a un crecimiento económico sostenible y a la creación de trabajos en la zona euro», ha recalcado el presidente del BCE.

Así, ha atribuido el aumento de la inflación al incremento de los precios del petróleo y de los alimentos y ha pronosticado que el nivel de precios seguirá siendo alto durante los próximos meses y sólo empezará a «moderarse» en 2009. En este sentido, ha explicado que, según las proyecciones del BCE, la tasa de inflación se situará entre el 3,2% y el 3,6% en 2008 y entre el 1,8% y el 3% en 2009.

Trichet ha insistido en que el riesgo de entrar en una «espiral inflacionista» de precios y salarios es «grave», especialmente en los países donde están generalizadas las cláusulas de indexación en los salarios, y ha vuelto a reclamar prudencia en las negociaciones salariales para evitar los efectos de segunda vuelta.

Por lo que se refiere al crecimiento, el presidente del BCE ha dicho que los fundamentos de la economía de la zona euro son «sólidos» y que no existen «desequilibrios importantes». No obstante, ha admitido que la «incertidumbre sobre las perspectivas del crecimiento sigue siendo alta» y que existen «riesgos a la baja» por el impacto de las turbulencias financieras y el amento de la inflación.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído