La deuda de Aerolíneas Argentinas asciende a 890 millones de dólares

(PD).- Aerolíneas Argentinas, controlada por el grupo español Marsans, ha admitido ante el juez Jorge Sicoli, quien estudia la intervención en la compañía pedida por el Gobierno argentino y los sindicatos, que su pasivo suma 890 millones de dólares (559,52 millones de euros al cambio actual); incluidos 220 millones de deuda exigible, por haber vencido el plazo de pago el pasado 30 de junio.

Es otra vuelta de tuerca en las nacionalizaciones en Argentina, que ya logró la participación estatal en sectores como el correo, los aeropuertos, el agua potable y los servicios ferroviarios.

«Del análisis del pasivo surge que la deuda comercial se incrementó aceleradamente en los últimos meses debido a que financió las pérdidas generadas en los primeros meses del año, producto del alza del combustible, de los conflictos gremiales y de la demora en aplicarse medidas requeridas por la industria aerocomercial», explicó este miércoles el presidente de Aerolíneas Argentinas, Horacio Fargosi.

El máximo responsable de la compañía precisó que «las deudas bancarias, que ascienden a 112 millones de dólares, representan solamente un 12% del total del pasivo», cifra a la que consideró «muy por debajo del ratio normal de endeudamiento bancario argentino e internacional».

Fargosi considera que los niveles de pasivo de Aerolíneas Argentinas y Austral, comparados con los niveles de facturación, «son menores al 65%, lo que demuestra que los estados contables de dichas compañías son similares a cualquier situación económica financiera de otras empresas del sector aerocomercial».

A este respecto, precisó que en el pasivo también hay 126 millones de dólares que corresponden a deuda contraída por compra de aviones, cuyas obligaciones de pago son a largo plazo, y en el apartado de deudas no dinerarias mencionó 145 millones de dólares en concepto de obligaciones por pasajes pendientes de uso.

El Gobierno argentino, satisfecho

«Lo importante es que Marsans ha reconocido el pasivo», dijo el secretario argentino de Transportes, Ricardo Jaime, aunque evitó hacer comentarios sobre las gestiones del Gobierno con el grupo Marsans para acordar su salida de Aerolíneas Argentinas y su filial de vuelos domésticos Austral.

«Fue una audiencia muy clarificadora, cada uno expuso su punto de vista, la empresa reconoció sus deudas y quedó claro que la situación de Aerolíneas es muy seria», dijo Jorge Pérez Tamayo, líder del sindicato de pilotos (APLA). Además, afirmó que los directivos “reconocieron que hay sobre-venta de pasajes y una situación de asfixia económica y financiera, como hemos dicho nosotros», agregó el sindicalista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído