A la plantilla de Renault no le llega la camisa al cuello

(PD).- Las plantas que el fabricante galo tiene en Valladolid, Palencia y Sevilla contienen la respiración ante el brutal recorte que la compañía ha anunciado para salir a flote y reducir costes.

La crisis económica no conoce de sectores ni de grandes marcas. La última en padecer sus consecuencias es el fabricante francés de automóviles Renault. El gigante galo ha anunciado este jueves que pondrá en marcha un plan para reducir un 10% sus costes, lo que conllevará la supresión de 5.000 empleos mediante bajas voluntarias, especialmente en Europa. En España, el grueso de su producción se concentra en Valladolid y Palencia, aunque también cuenta con una planta en Sevilla.

La firma del rombo registró un beneficio neto de 1.467 millones de euros durante los seis primeros meses del año, lo que se traduce en un incremento del 36,7% en comparación con las cifras del mismo periodo del año anterior.

Entre las medidas recogidas en el nuevo plan de acción presentado por la empresa se encuentran el incremento de los precios de ventas para absorber el aumento de los costes de las materias primas, así como aligerar el plan de producto con la simplificación, paralización o aplazamiento de proyectos «no prioritarios» o la congelación de las contrataciones en el continente europeo.

Además, Renault reorganizará sus centros de producción, con el fin de adaptarse a la evolución de los diferentes mercados. En concreto, reducirá a un turno la actividad en su planta de francesa de Sandouville, con motivo de la reducción de las ventas de las berlinas del segmento M2, que se fabrican en esta instalación. La empresa no descarta hacer más ajustes en la planta de Flins.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído