El BCE endurece los requisitos para prestar dinero a los bancos

(PD).- El Banco Central Europeo (BCE) estudiará hoy en Fráncfort un cambio en la normativa que rige sus subastas de liquidez. Los grandes bancos centrales llevan ya un año engrasando con dinero el sistema financiero ante la sequía del mercado interbancario, que amenaza la estabilidad del sistema.

Pero la banca ha encontrado debilidades en el marco regulatorio. Y el BCE está decidido a cortar de raíz cualquier abuso. Según fuentes financieras, el eurobanco planea exigir más garantías para facilitar fondos cuando la contrapartida sean bonos hipotecarios, que se han visto contaminados por la crisis financiera y cuya colocación en los mercados se ha vuelto casi imposible.

Las entidades no se prestan entre sí: la semilla de la desconfianza ha arraigado con el huracán subprime. El BCE se ha tenido que erigir como prestamista de última instancia, con dosis de liquidez multimillonarias a cambio de activos como garantía que ahora nadie quiere para evitar que el sistema se venga abajo.

El problema es que esa situación excepcional se ha convertido en normal. Y que los bancos han caído en el exceso: las entidades se han lanzado a emitir millones de bonos hipotecarios y van con ellos a la ventanilla del BCE para canjearlos por dinero fresco. Amenazan así con convertir el banco central en vertedero de última instancia, según algunos analistas.

El eurobanco exigirá a partir de ahora más garantías para obtener el mismo dinero, con el objetivo de reducir la dependencia de la banca de esas subastas y en aras de reanimar el mercado. Se trata de limitar la valoración del colateral que se presenta como garantía -los bonos hipotecarios- para ir a las subastas. Hasta ahora, si un banco acudía al BCE con 100 millones en titulizaciones obtenía una liquidez de 98 millones. Ese 2% es lo que se conoce como haircut, que según distintas fuentes podría elevarse incluso al 10% o al 15%. Las mismas fuentes apuntan otras novedades, como un mayor control sobre los bancos que no son de la eurozona pero utilizan sus filiales en la UE para acudir a las subastas.

Además de ese ajuste que en medios financieros se califica como suave, entre las opciones que ha barajado el BCE está la posibilidad de aceptar sólo un porcentaje de las emisiones, o de admitir únicamente las titulizaciones que se hayan colocado en el mercado o que tengan una mayor calidad. La decisión podría adoptarse en la reunión de hoy o a lo largo del otoño.

Los nuevos requisitos apenas afectarán a la banca española, según las fuentes consultadas. Las entidades que operan en España cuentan con activos de calidad en cantidad más que suficiente para seguir acudiendo a las subastas y obtener los mismos fondos que hasta ahora. Las peticiones desde España se han más que duplicado en el último año y en julio se situaron en 49.000 millones de euros, un 10% del total de la eurozona. Pese a las críticas de algunos medios anglosajones, las entidades españolas no han acudido en exceso al BCE: ese porcentaje se corresponde con su peso en el eurosistema.

La Reserva Federal puso enero como fecha final de las inyecciones de fondos a cambio de titulizaciones. Tampoco el BCE quiere que se eternicen, y empieza a emitir señales. Yves Mersch, consejero luxemburgués del BCE, ya adelantó en agosto que el eurobanco endurecerá la normativa para evitar la picaresca. Se trata de afinar el sistema ante la constatación de que los bancos han encontrado fórmulas creativas para aportar prácticamente cualquier activo como garantía.

Ante ese panorama, la banca española ya empezó en agosto a frenar las emisiones, pero los excesos de los últimos meses son evidentes en toda Europa. El Banco de Pagos Internacionales (BPI, una suerte de banco central de bancos centrales) asegura que las emisiones en euros se han cuadruplicado en el último trimestre, con España y Francia a la cabeza. Pero el BPI señala que el mayor salto se produce en el Reino Unido. La razón: «Un plan especial de liquidez anunciado por el Banco de Inglaterra en abril para que los bancos británicos puedan canjear activos ilíquidos», según el BPI.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído