Luz verde en Argentina para la compra de Aerolíneas a Marsans

(PD).- El Parlamento argentino ha aprobado hoy una ley que autoriza al Estado a comprar Aerolíneas Argentinas al grupo español Marsans en medio de acusaciones de la oposición por la millonaria deuda de la compañía y la incertidumbre sobre el precio que se pagará.

La iniciativa gubernamental de «rescate» de la línea aérea de bandera, que ya había recibido el visto bueno en la Cámara de Diputados, ha sido aprobada por el Senado con 46 votos a favor y 21 en contra, tras una maratoniana sesión en la que el oficialismo hizo pesar su mayoría.

La ley convalida el compromiso del Estado de comprar a Marsans el 94,41% de Aerolíneas y del 97% de su subsidiaria de cabotaje Austral, a un valor que aún deben determinar los organismos públicos de tasación y que tendrá que aprobar en una segunda instancia el propio Parlamento. El resultado de la votación fue celebrado por miembros de los sindicatos aeronáuticos, que siguieron el debate a las puertas del Congreso.

Acuerdo cerrado en julio

En un diálogo seguido de cerca por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, el Gobierno argentino y el grupo español llegaron a mediados de julio al acuerdo para renacionalizar Aerolíneas, privatizada en noviembre de 1990. Desde la firma, cuya validez quedó excluida del proyecto de ley inicial girado al Parlamento por el Gobierno argentino, el Estado ha desembolsado 100,9 millones de dólares (70 millones de euros) para mantener operativas Aerolíneas y Austral, que emplean a unas 9.000 personas y concentran el 80% de los vuelos domésticos en el país latinoamericano.

La sesión de hoy en el Senado ha registrado varios cruces de acusaciones entre los oficialistas y la oposición por las causas que llevaron a la compañía aérea a una situación financiera y operativa al límite de sus posibilidades de subsistencia.

«Teníamos que haber mandado la empresa a la quiebra o crear una nueva empresa», dijo Morales, quien ya había formulado esta propuesta previamente para evitar que el Estado argentino se haga cargo de una empresa que, según admitió el propio Marsans, tiene patrimonio neto negativo, con deudas por 890 millones de dólares (más de 600 millones de euros) y activos por 720 millones de dólares (casi 500 millones de euros).

El precio de las acciones será determinado por el Tribunal de Tasación de Argentina en base a la evaluación financiera de la compañía que realice la Auditoría General de la Nación, que adelantó que podría demorarse dos meses para hacer ese trabajo, porque aún ni siquiera cuenta con un balance definitivo de los estados contables de 2007 de Aerolíneas.

Marsans advirtió de que sólo aceptará el precio que fije el Tribunal de Tasación si coincide con la valoración del Credit Suisse, contratada por el grupo español como consultor externo. En caso de un rechazo de parte del grupo español, el Gobierno argentino no descarta llegar a la instancia de expropiación de activos, aunque ello requeriría de un visto bueno parlamentario.

El director corporativo de Interinvest (Marsans), Vicente Muñoz, dijo el pasado lunes que, en caso de expropiación, el grupo demandará al Estado argentino ante el Centro Internacional de Arbitraje de Disputas de Inversiones (CIADI, tribunal que depende del Banco Mundial) si se siente «mermado» en sus «derechos fundamenales».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído