El Gobierno y el Congreso de EEUU lanzan un plan para hacerse con los «activos tóxicos»

(PD).- La administración Bush ha desarrollado un plan para liberar a los bancos de los activos ilíquidos, aquellos de difícil venta, y proteger así al sector financiero de la crisis desatada el pasado lunes, según manifestaron hoy el secretario de Tesoro norteamericano, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

El representante demócrata de Massachusetts Barney Frank, aseguró que el Gobierno estadounidense pretende que el poder se haga responable “de los activos contaminados del balance de las instituciones financieras”, aunque consideró que esta tarea podría “llevar un tiempo”.

En lugar de acudir al rescate de entidades con problemas -como en los casos de AIG, Freddie Mac y Fannie Mae-, el Gobierno estadounidense -como explica El País– prefiere ahora una medida más general que permita ver de una vez la luz al final del túnel. Tras reunirse con los miembros del Congreso, Paulson ha señalado que este plan de rescate se va a concretar durante el fin de semana, indica la cadena británica BBC. «Estamos trabajando en un acuerdo para reducir los riesgos sistémicos que presionan nuestros mercados de capitales», aseguró el secretario del Tesoro a la salida de la reunión, en Washington. La solución «requerirá legislar para poder sacar los activos dañados de los balances de las instituciones financieras de Estados Unidos», resumió, en lo que puede ser la mayor intervención en los mercados desde la Gran Depresión.

Junto a ese mecanismo para sacar de un plumazo la deuda tóxica de los balances, la Administración Bush baraja también otras popuestas, como crear un seguro federal para garantizar las cuentas bancaria de los estadounidenses, ante la ola de preocupación por la seguridad de sus ahorros que se ha extendido en los últimos días entre los consumidores.

REUNIÓN DE PAULSON CON BERNANKE

Paulson, Bernanke y el presidente de la Comisión de Valores estadounidense (SEC), Christopher Cox, mantuvieron ayer una reunión de unos 90 minutos de duración en el Congreso con más de una docena de legisladores demócratas y republicanos, incluida la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en su oficina.

Tras el encuentro, Paulson dijo a los periodistas que la adminisración y el Congreso estaban trabajando en un plan para “hacer frente a los riesgos sistemáticos de los mercados y ayudar a los bancos a deshacerse de los activos ilíquidos”, aunque no ofreció más detalles.

INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO

“Hablamos sobre un abordaje integral que exigirá que la legislación trate con activos no líquidos y los balances generales de las instituciones financieras,” dijo Paulson ante los periodistas. Asimismo, Pelosi mandó ayer una carta al mandatario estadounidense George W. Bush, alertándole de que la situación económica requería de otro esfuerzo de recuperación bipartidista.

Por su parte Bush, que canceló el viaje que iba a hacer hoy a Alabama y Florida para quedarse en la Casa Blanca y analizar la cuestión de la crisis financiera, manifestó que el pueblo americano “puede estar seguro de que continuaremos actuando para fortalecer
y estabilizar nuestros mercados financieros y aumentar la confianza de los inversores”.

«ACUERDO VIRTUALMENTE UNÁNIME»

El demócrata Frank, que preside el Comité de los Servicios Financieros de la Cámara Baja, dijo que llegaron a un “acuerdo virtualmente unánime” durante el encuentro para nacionalizar los activos basados en hipotecas para evitar la quiebra del sistema
financiero estadounidense.

El senador Richard Shelby dijo, por su parte, que la reunión se centró “en cómo deshacerse de los activos ilíquidos (…) Estoy esperando a ver la propuesta que el Tesoro Público y la Fed nos enviarán”.

El pasado lunes las principales bolsas europeas se desplomaron con caídas que oscilaban entre el 3,3 por ciento y el 4,3 por ciento, en una sesión marcada por los descensos en el sector financiero, tras el anuncio de bancarrota del cuarto banco de inversión estadounidense, Lehman Brothers.

Un día después la Reserva Federal rescató a la mayor empresa aseguradora del mundo, American International Group (AIG) y evitó su quiebra con un préstamo de 85.000 millones de dólares (599.738 millones de euros).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído