El déficit comercial crece un 8,4% hasta julio pese al aumento de las exportaciones

El déficit comercial español aumentó el 8,4% en los siete primeros meses del año y sumó 59.514 millones de euros debido al continuo encarecimiento del petróleo, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

No obstante, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, en su comparecencia ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado, ha calificado de «magnífico» el comportamiento de las ventas exteriores en julio según el cómputo interanual, es decir, comparadas con las del mismo mes del año anterior.

Las exportaciones crecieron «por encima del 12%, cifra muy significativa, dado el contexto de ralentización económica internacional», y han contribuido por primera vez en diez años en el segundo trimestre con 0,3 puntos al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB)

Pese a que las exportaciones experimentaron también un incremento entre enero y julio, del 7,2% hasta los 114.669 millones de euros, las importaciones se incrementaron en mayor medida, en un 7,6% hasta los 174.183 millones de euros.

La escalada de los precios del petróleo en la primera parte del año, que condujo al crudo a su máximo cercano a los 150 dólares, ha provocado que el déficit comercial en el caso de los productos del petróleo y derivados creciese un 61%. En total, las importaciones de productos energéticos, incluidos el gas, carbón y electricidad, aumentaron un 56% hasta los 35.405 millones de euros hasta julio.

Industria cree que si los precios del petróleo se hubieran mantenido en el mismo nivel que en los siete primeros meses de 2007, las importaciones habrían crecido únicamente un 1,4%, de manera que el déficit comercial se habría reducido en un 9,9%.

Sebastián aseguró que «siempre que la economía española ha pasado por etapas de atonía de la demanda interna, la actividad exportadora ha tomado el relevo, y esta vez no iba a ser una excepción».

Ralentización comercial en la zona euro
Hasta julio, las exportaciones dirigidas a la Unión Europea (70% del total) crecieron un 5,4%, mientras que las ventas a países de la zona euro (56% del total) lo hicieron un 4,6%. No obstante, las importaciones sufrieron un retroceso del 0,5%. En términos interanuales, también exterimentaron un descenso del 5,4%.

Mientras tanto, las exportaciones dirigidas a países no pertenecientes a la Unión Europea (30% del total) se incrementaron un 11,6% hasta julio, mientras que las ventas exteriores a destinos europeos no comunitarios crecieron un 17,4%.

Por su parte, las exportaciones destinadas a África subieron un 25,6% y las ventas a Asia aumentaron un 14,8%, mientras que las ventas dirigidas a América Latina aumentaron un 1,2% y a América del Norte, un 0,8%.

Las importaciones interanuales también crecieron, aunque más lentamente a causa de la caída del consumo experimentada por la crisis. Por el contrario, aquellas procedentes de países no pertenecientes a la Unión Europea (47,7% del total mensual) registraron un avance del 19,6% interanual.

Apoyo a la empresa exportadora
Sebastián ha recalcado su deseo de «apoyar a las empresas en la búsqueda de mercados y de nuevos clientes», y de mejorar las ventas exteriores para que se conviertan en una parte «estructural» de la economía.

El ministro consideró que «la actual crisis es una oportunidad» para aumentar la base exportadora y reducir el «crónico» déficit comercial. Como medidas diseñadas por Industria para atajar el desajuste entre ventas y compras exteriores, citó la diversificación geográfica de las exportaciones, la mejora del valor añadido de los productos nacionales, el aumento del número de expresas exportadoras y las campañas de imagen de España.

El objetivo de aumentar en 5.000 el número de empresas exportadoras podría generar 5.000 millones adicionales de ventas en el exterior, lo que equivale a una reducción del déficit comercial del 5%, aseguró.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído