La automoción echa el freno

(PD).- Tras los despidos temporales en Ford o Seat, otras marcas del sector del automóvil estudian paros de producción y recorte de personal. Las últimas en comunicarlo han sido Opel, Volkswagen y el fabricante de neumáticos Bridgestone.Por su incidencia en España, el comunicado de Opel es el más preocupante. Y es que el fabricante perteneciente a General Motors ha hecho público hoy que suspende la producción de dos de sus factorías por la escasa demanda.

Esa parada está decidida para dos de sus instalaciones en Alemania, pero si la venta de coches continúa cayendo en picado, en Opel no descartan paros de producción en las plantas que el fabricante tiene en Gran Bretaña y en España.

Volkswagen también ha anunciado paradas de producción, pero de momento no en su factoría de Landaben en Navarra, sino para la que tiene en Portugal y en la que se ensamblan el Volkswagen Sharan y el Seat Alambra. Además de la caída generalizada en la demanda de coches, hay que tener en cuenta que estos modelos son bastante antiguos, por lo que su demanda todavía es menor ya que en el mercado existen monovolúmenes mucho más modernos, incluso, dentro de la propia Volkswagen con su modelo Tourán.

Esta situación es lo que explica que, en lo que llevamos de año, del Alambra se han vendido 2.100 unidades menos en lo que llevamos de año, mientras que la caída en el Sharan es de 1.900. Por ello, en Volsfburg no ven más salida que decretar otro paro en la producción en la planta de Palmela. De cinco días en esta ocasión.

No obstante, éste no es el primer paro que realiza Autoeuropa, ya que en septiembre hubo otro. Además, esta fábrica ya ha reducido su ritmo de producción en lo que llevamos de 2008 en 2.300 vehículos.

Dentro de lo malo, lo bueno es que tanto en Opel como en Volkswagen estos paros en la producción no conllevan despidos ni mermas de salario. Los trabajadores cobrarán sus nóminas durante estos meses de la bolsa de horas extra por el tiempo que hayan trabajado de más cuando ha habido que aumentar la producción.

En Bridgestone, las cosas son algo más traumáticas. El fabricante de neumáticos va a realizar una regulación de personal por la que 2.463 empleados de las plantas de Basauri, Burgos y Unásolo serán suspendidos temporalmente. Según han indicado los sindicatos, esas suspensiones de empleo conllevarán una disminución de salario de hasta 250 euros. Los paros previstos comenzarán el 25 de octubre y se prolongarán hasta el 2 de noviembre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído