Los bancos van camino de convertirse en grandes empresas inmobiliarias

Los bancos van camino de convertirse en grandes empresas inmobiliarias

(PD).- Los bancos pronto contarán con tal cantidad de activos inmobiliarios, como embargo de las hipotecas sobre suelo y propiedades, que comienzan a organizar una actividad paralela a la que les es propia; la gestion de búsqueda y negociación con posibles compradores de inmuebles.

M. Romaní cuenta en Expansión que la La fórmula más aceptada, por ahora, son los acuerdos con las promotoras. Antes de que éstas se vean abocadas al concurso de acreedores o a la liquidación de los préstamos, el banco o la caja acreedora pacta la adquisición de los activos hipotecados a buen precio.

Hasta ahora, las entidades han comunicado ya la compra de activos por al menos 3.540 millones de euros. Esto «eliminaría de un plumazo la presión financiera y la falta de tesorería, dos de las causas principales que llevan a las inmobiliarias a concurso».

Después, los bancos prevén «sanear» las promociones –algunas están inacabadas– o los solares –sufragando las cargas que acarreen– y vender cuanto antes a fondos de inversión o a otros promotores que comiencen a salir de la crisis. «Los bancos se van a quedar con promociones y suelo de los promotores, y como ése no es su negocio, quieren deshacerse de ellos lo antes posible», explican fuentes jurídicas inmersas en operaciones de este tipo.

Los fondos, no obstante, exigen un fuerte descuento, pero las cajas y bancos «creen que a mediados de 2009 ya comenzarán a invertir». Casi todos se han puesto ya en contacto con expertos en urbanismo, para buscar la mejor «salida» posible a este gran problema. En el caso de viviendas ya construidas y solares aptos para la edificación, éstos les recomiendan «esperar a que se reactive el sector y reaparezca la demanda».

Así, las entidades sopesan sanear «uno o dos años» esos activos y revenderlos a inmobiliarias cuando éstas accedan a financiación.

Si los activos adoptados por las entidades son promociones paradas, los expertos recomiendan «una implicación más profunda» de la entidad en la terminación de la obra, ya que la parada continuada de la edificación hará que ésta se deprecie «hasta el punto de alcanzar un valor negativo».

En todo caso, tanto las compañías financieras que ya han llevado a cabo estas fórmulas como las que se preparan para ello tienen o han tenido en cuenta las rebajas de precios. Es su principal baza.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído