El G-20, mucho ruido y pocas nueces

El G-20, mucho ruido y pocas nueces

(PD).- ‘Una nueva arquitectura financiera mundial’,así definen las autoridades económicas que participarán en el G-20 el proyecto que ha de salir de la convención, pero lo que es cierto es que ni ellos ni nadie, aportan ninguna medida concreta.

La crisis mundial ha puesto nuevamente sobre el tapete la necesidad de reformar la arquitectura financiera internacional, iniciativa que choca con algunas resistencias, como se constató en la reunión de autoridades económicas del G-20 que terminó en Sao Paulo.

Dicha reforma, que puede incluir más instrumentos de regulación de los mercados, la «modernización» del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), fue discutida este fin de semana por los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales del G-20, quienes coincidieron en que es necesaria, pero no definieron cómo hacerla.

«Subrayamos que las instituciones de Bretton Woods (el FMI y el BM) deben ser reformadas para que puedan reflejar de manera más adecuada los cambios en la economía mundial y puedan ser más sensibles a desafíos futuros», señaló el comunicado final de la reunión, que reclama, además, para los emergentes «mayor voz y representación en esas instituciones».

Sin embargo, los miembros del G-20, a pesar de que escucharon diversas propuestas sobre cómo avanzar en esa dirección, no llegaron a elaborar una propuesta concreta para presentar a los gobernantes del grupo en la reunión del próximo sábado en Washington.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído