Nissan cumple con la amenaza de despidos

(PD).- Veintinueve días después de anunciar 1.680 despidos, la dirección de Nissan cumplió ayer su amenaza en lo que supone la peor crisis del sector del automóvil desde 1993.

Cuando faltaban unos minutos para el cierre del registro de la sede central del departamento de Treball dela Generalitat catalana, los abogados de la empresa presentaron un expediente de regulación de empleo (ERE) para rescindir 1.288 contratos en diciembre y aplaza al 2009 el recorte de los 392 empleos restantes.

La conselleria de Treball confirmó, poco después de las 6 de la tarde, que había recibido un ERE de Nissan y destacó que solicita el despido únicamente a 1.288 empleados.

El énfasis puesto en la rebaja de la cifra no es casual, puesto que se debe a la petición del president José Montilla al máximo responsable de Nissan, Carlos Ghosn, de realizar ahora solo el «ajuste de plantilla imprescindible», según indicaron fuentes próximas a la negociación.

SEGUNDO AJUSTE
La documentación del ERE, a la que ha tenido acceso este diario, recomienda como «única medida válida para garantizar la viabilidad futura de la empresa» la supresión de 1.680 puestos de trabajo, por lo que aclara que «inicialmente» ha presentado el ERE de 1.288 afectados y «se reserva la posibilidad de instar un nuevo procedimiento de extinción» de los 392 empleos restantes.

La dirección de Nissan dejó claro al comité que mantiene su intención de recortar el 40% de la plantilla de Barcelona con una segunda fase que se pondrá en marcha en septiembre del 2009 como muy tarde. Un portavoz de Nissan aseguró que se ha pretendido «minimizar el impacto social» del recorte a lo que la compañía considera imprescindible de forma inmediata. Solo una mejora imprevista de las ventas podrá evitar los otros 392 despidos.

Un portavoz oficial mostró la disposición de Nissan a descontar de la cifra de afectados por el ERE a quienes se han apuntado a un plan anterior de bajas voluntarias. Según los sindicatos, las peticiones se dispararon hasta unas 600 –que la empresa rebaja a menos de 500– debido al temor de los empleados a engrosar la lista de los 1.680 despedidos del ERE, con menos indemnización.

La plantilla recibió la presentación del ERE con una intensificación de las protestas. Los cortes de la Ronda Litoral por la mañana y la tarde, con una discreta presencia policial, se alargaron más de lo previsto y duraron una hora cada uno, lo que ocasionó retenciones kilométricas.

PROTESTAS CADA DÍA
El comité convocó para hoy una manifestación hasta las oficinas de la compañía en la plaza Cerdà y mañana prevé trasladar la protesta al Parlament para mostrar su rechazo a las manifestaciones de Montilla pidiendo prudencia a los sindicatos para no ahuyentar a las multinacionales.

El dirigente de CCOO, Javier Pacheco, advirtió de que a partir de ahora «habrá una protesta diaria» contra el ERE. El comité acudirá a la negociación con la misma posición mantenida hasta ahora de exigir la retirada de los despidos para hablar del futuro de la fábrica, según Jordi Carmona, de UGT. Un plan industrial creíble, según Pedro Ayllón, de Sigen-USOC, que incluya algo más que la promesa de un coche eléctrico será innegociable.

El retraso en la presentación del expediente motivado por el plazo de cortesía para que Montilla y el ministro de Industria, Miguel Sebastián, intentaran arrancar un compromiso de futuro para la planta de Barcelona, puede provocar que los despidos coincidan con las Navidades.

A partir de hoy se iniciará un periodo de un mes de negociación prorrogable al que se sumarán los 15 días que tiene el Govern para dictar la resolución.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído