La herencia que el Gobierno de la crisis nos deja a los españoles

La herencia que el Gobierno de la crisis nos deja a los españoles

(PD).- Al cierre del 2008 las cuentas del ejercicio cifraban la crecida de la deuda neta del Estado en casi 50.000 millones de euros. Exactamente 48.244 millones más que en el ejercicio anterior. A esto habrá que sumar la deuda que se genere por las cifras que se deriven de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

Las cifras son iguales al montante que hoy mismo el Gobierno alemán ha planteado necesarias para activar la economía de su país, y como deuda, suponen un desastre tan grande en las cuentas del Estado que atrás queda el recuerdo de la propaganda electoral de Zapatero y del superávit del 2,23% del PIB con el que los socialistas cerraron cuentas en 2007.

Otros países usan cifras similares a las nuestras para salir de este “atascadero”, nosotros las enarbolamos para adentrarnos más aún en él.

El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, auguró hoy que el déficit público de 2009 puede incluso duplicar al de 2008, y que esta situación se traduciría en que el Estado tendrá que pedir «más dinero» a los ciudadanos.

«Habrá más paro y el dinero seguirá sin llegar a familias y empresas», remachó el dirigente ‘popular’, para quien su previsión de déficit público puede resultar incluso «benévola» según la marcha de los acontecimientos.

Y es que sin un programa claro de medidas económicas dirigidas al ciudadano, malgastando fondos en ayudas, como las cedidas a los bancos, que no repercuten ni en la creación de empleo ni en el dinamismo de la economía, «tirando de talonario» como medida de limpieza de imagen dirigida a sectores sociales concretos que pueden ser “campo minado de urna” , la deuda que el Gobierno de Zapatero puede cargar sobre las espaldas de los españoles va camino de convertirse en un mal matrimonio que durará muchos años.

De momento ya tocamos a 1000 euros de deuda estatal por españolito y el suma y sigue hace caja todos los días.
Esta herencia que recibimos estará pagando intereses quizá en las economías de posteriores generaciones si antes no se toman medidas.

Europa se empieza a poner en marcha para no dejar legados perversos a sus sucesores: ¿Hará España lo mismo?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído