Los bajistas no aflojan y el Ibex-35 se pega un nuevo cacharrazo

(PD).- Los bajistas no aflojan y el índice de referencia de la bolsa española sigue cotizando por debajo de los 8.200 puntos al registrar caídas superiores al 3%. El hueco alcista que se abrió la semana pasada se ha cerrado en un abrir y cerrar de ojos, lo que vuelve a poner de manifiesto la escasa fuerza de los alcistas en el mercado. La banca, con caídas que rondan el 5% en la mayoría de las entidades, pisa el cuello del mercado.

«Se han perdido ya claramente todos los puntos de giro potenciales y soportes que hubieran podido frenar una fase correctiva dentro de un contexto de subidas adicional. Perder la base del canal bajista y haber cerrado el hueco abierto al alza la semana pasada es de todo menos alcista», señalaban los analistas de Bolságora en el flash del intradía de Ecotrader.
Guía para no perderse

La jornada de hoy, por lo demás, tendrá sus principales referencias en Estados Unidos, con la publicación de los ingresos y gastos personales, el ISM manufacturero y el gasto en construcción. La temporada de resultados continúa, pero hoy no habrá grandes empresas.

Nos encontramos más o menos donde estábamos hace una semana, algo por encima de los mínimos de 2008 a ambos lados del Atlántico, y con las mismas dudas que entonces. El nuevo fracaso de un intento de rebote es un elemento bajista, pero la solidez demostrada hasta ahora por los soportes apoya a los alcistas.

Por tanto, es difícil aventurar quién logrará la victoria -y más en un mercado como el actual en el que es imposible aventurar casi nada-, pero no debemos olvidar varios elementos: por un lado, la tendencia principal sigue siendo bajista y no se ha superado ningún nivel que lo ponga en duda; por otro, el tiempo corre en contra de los alcistas, y si no consiguen confirmar pronto un suelo, lo más probable es que acaben sucumbiendo; y finalmente, un soporte es tanto más débil cuantas más veces es puesto a prueba. Y los ataques a los mínimos empiezan a ser excesivos.

La gran esperanza de los alcistas es que se confirmen las informaciones de la semana pasada sobre la posibilidad de que el nuevo Gobierno de EEUU apruebe el plan radical de salvamento de la banca conocido como el ‘banco malo’: una entidad pública que compre a precios de mercado los activos tóxicos de la banca provocando enormes pérdidas a las entidades; luego se deja quebrar a las inviables y se rescata a las viables con dinero público para que puedan empezar desde cero.

Hay serias dudas de que al final Obama tenga el valor para una solución tan drástica y, además, inicialmente el efecto es devastador en el sector. Pero hemos llegado a un extremo en que eso es mejor que dejar que continúe la espiral de amortizaciones, pérdidas, desconfianza, rescates y cierre de los mercados crediticios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído