La banca defiende su actuación en la crisis y culpa al Gobierno ZP del desplome

(PD).- A pocas horas de la reunión entre el presidente del Gobierno y los presidentes de los principales bancos españoles, el presidente de la patronal AEB, Miguel Martín, se ha encargado de animar los preámbulos del encuentro, el tercero desde el recrudecimiento de la crisis.

Martín ha aprovechado su participación en una jornada parlamentaria del Grupo Socialista en el Congreso para criticar a las autoridades por su tardanza en afrontar la actual crisis financiera porque no sabían como hacerlo y ha defendido el papel de las entidades financieras ante el deterioro económico.

«Es la economía real la que pone en riesgo a la banca y si la economía no se hunde aun más es porque la banca es capaz de sostener la posición deudora (de España) en el mundo», ha resumido.

Martín ha asegurado que el crédito concedido por los bancos y cajas españoles está creciendo a un ritmo superior al PIB nominal, pero ha justificado el mayor miramiento de las entidades a la hora de conceder nuevos préstamos en que las familias y empresas están «sobreendeudadas».

Así, tras pasar de puntillas sobre los problemas que atraviesa el sector por los créditos concedidos al sector inmobiliario y admitir sobre este punto que «el que comete errores debe pagarlos», Martín ha defendido que si las autoridades no actuaron a tiempo no fue porque no supieran sus causas.

En su opinión, la crisis española tiene elementos diferenciados de las turbulencias financieras globales, por lo que ha calificado de «erróneo» el hecho de que el Gobierno pretenda aplicar en España «las mismas recetas financieras que en otros países».

Además, ha insistido en que las ayudas a la banca internacional distorsionan la competencia y fragmentan al mercado, lo que en su opinión perjudica a las entidades españolas.

Almunia:»el crédito se ha parado»

Antes de las declaraciones de Martín, el comisario de Economía de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, no ha dejado margen de duda sobre la actitud del sector bancario ante la crisis: «El crédito se ha parado en España y Europa».

En una entrevista a la Cadena Ser, Almunia ha advertido en este sentido que la solución pasa porque las entidades recuperen la confianza entre ellas y ha valorado la posibilidad que están estudiando EE UU o Alemania de crear un «bad bank» (un banco malo) con los activos contaminados por la crisis.

«Es una solución que tuvo éxito en algunos países europeos en los noventa, tal y como ocurrió en Suecia», ha recordado. No obstante, ha defendido que esta medida requiere una serie de condiciones previas: «Saber cuáles son estos activos tóxicos, dónde está el límite para considerarlos como tal y a qué precio se rescatan», ha afirmado antes de destacar que «los contribuyentes ya han puesto demasiado dinero para seguir cediendo capital sin transparencia sobre la gestión o los recursos» de las entidades.

De cara a la reunión de esta tarde en La Moncloa, Almunia ha recordado que los bancos «no están para perder dinero» y que necesitan un balance solvente y una cuenta de resultados positiva de forma razonada, «no beneficios exagerados».

Ahora bien, ha insistido, «lo importante para una y otra parte es tener presente que tienen que cumplir un servicio esencial, que fluya el crédito. Sin él no funciona la economía», ha asegurado antes de añadir irónico: «No me gustaría estar en el papel del presidente».

Méndez culpa al sector de un posible recrudecimiento de la crisis

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha asegurado hoy que las entidades financieras tendrán gran parte de la responsabilidad de un posible recrudecimiento de la crisis, si continúa la destrucción de empleo ligada a la falta de crédito bancario.

En una entrevista en TVE, Méndez ha asegurado que si el sector «sigue sin dar créditos, la situación se pondrá bastante mal», por lo que ha reclamado a las entidades que ejerzan su función social, teniendo en cuenta que se encuentran en una situación de beneficios y que han recibido 100.000 millones de euros, como avales por parte del Estado, aportados por todos los contribuyentes.

Asimismo, Méndez ha recordado que hay un segmento de la población que no está en paro, pero que no consume, por la inseguridad y desconfianza generadas ante sus situaciones laborales. En cuanto a la reunión del diálogo social, coordinada por el presidente del Gobierno, ha asegurado que debería haber resultados a corto plazo, que generen empleo, eviten su destrucción y mejoren la protección a los parados.

Entre estas medidas que los sindicatos proponen al Gobierno en el marco del diálogo social, Méndez hizo hincapié en la necesidad de que se modifique la actual Ley de Concurso de Acreedores, que surgió de la reforma de la anterior Ley de Suspensión de Pagos y que no protege los derechos de los trabajadores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído