A las empresarios se les acaba la paciencia ante los impagos de los ayutamientos

A las empresarios se les acaba la paciencia ante los impagos de los ayutamientos

(PD).- No sólo la paciencia del Gobierno está al límite. Las empresas reclaman al sector público el pago de 32.000 millones de euros. La primera reacción de los ayuntamientos ante el descenso de sus ingresos es dejar de pagar a las empresas, lo que «genera una bola todavía más grande y más tensión en el sector financiero». Ahí está el caso del empresario de Arganda que amenazó con quemarse a lo bonzo si el Ayuntamiento de Loeches no le abonaba los 450.000 euros que le adeudaba.

“Trabajar para la Administración es un cáncer sin solución”, asegura el presidente de la Confederación de Comercio Especializado (Cocem), Hilario Alfaro. Según informa Expansión, la situación es grave, ya que algunos ayuntamientos han aplazado sus pagos más allá de un año, pese a que la Ley de Morosidad establece un máximo de 60 días.

“En sectores como el de la construcción y las infraestructuras, estamos detectando retrasos en los plazos de pago de hasta 210 días”, cuenta Antonio Barderas, presidente de la Asociación Madrileña de la Empresa Familiar (Amef). Además, un contrato con la Administración ya no es tan bien recibido como hace un año por los bancos a la hora de descontar papel o ampliar líneas de crédito.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, asegura que el hecho de que los pagos públicos se retrasaran entre 210 y 365 días no era un problema el año pasado, “cuando los bancos adelantaban el dinero”, pero ahora las reglas del juego han cambiado y “el primero que no da ejemplo es la Administración”, que no paga intereses por su abultada deuda.

Entre los trabajos sin cobrar y los pagos adelantados del IVA, que se ejecutan al emitir una factura y no cuando se abona, “los autónomos nos hemos convertido en una entidad financiera que presta a la Agencia Tributaria”, asegura Amor. Según Expansión:

El impago de los ayuntamientos afecta a diversos sectores, aunque uno de los más perjudicados es el de la construcción, al que se los consistorios españoles adeudan más de 8.000 millones de euros. En cuanto a la prestación de servicios municipales, como la recogida de basuras, la morosidad se sitúa en cerca de un año, con unas facturas por pagar que, a falta de datos oficiales, podrían rondar los 2.000 millones de euros, según cálculos de las propias empresas del sector, que emplean a más de 80.000 trabajadores en todo el país. Si la situación no mejora, algunas firmas incluso se podrían llegar a plantear dejar de prestar estos servicios, como única alternativa a la quiebra.

Para algunas patronales, que el Estado les respalde es la única alterntiva que les queda, o avalando completamente sus préstamos o articulando medidas para que el crédito llegue a la economía real. Según Expansión, «los empresarios están cansados de la contradicción entre lo que dice la Administración y su actitud hacia las compañías con las que trabaja, a las que debe cerca de 32.000 millones».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído