Acciona ultima la venta de su parte de Endesa al grupo italiano Enel

(PD).- Acciona (25% de Endesa) y el grupo italiano Enel (67%) han acelerado los contactos para cerrar el acuerdo que permita al grupo constructor vender su parte en la eléctrica con un año de antelación respecto al plazo que ambas partes firmaron en el año 2007 para hacerse con el control de la eléctrica y desplazar a la alemana E.ON.

El importe de la operación, y más en tiempos de crisis, marea: al menos 11.060 millones de euros. Tal cantidad de millones teñirá de rentabilidad -plusvalías de en torno a 1.700 millones- la apuesta que el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, realizó hace menos de dos años, en el periodo de más agitación en el sector energético.

Explica Santiago Carcar en El País que ambas partes discuten los últimos flecos del gran acuerdo. Y si se resuelven, Enel podría presentar formalmente la oferta de compra a Acciona en cuestión de horas o días.

El mejor escenario, según las fuentes consultadas, es que el consejo de Endesa, que no se reúne desde noviembre pasado, aproveche la reunión en la que se deben aprobar las cuentas del ejercicio 2008 de la eléctrica -el plazo acaba el día 28 de febrero- para formalizar la anunciada ruptura entre españoles e italianos.

Enel, participada por el Estado italiano, tiene todo listo para controlar Endesa por completo y acabar con lo que, a menudo, ha sido una pesadilla, llena de tira y afloja con los hombres de Entrecanales. La financiación de la mayor parte de la compra está lista. El grupo italiano dispone de 8.000 millones para hacer frente al grueso de la operación y confía en que Entrecanales acepte activos de energías renovables de Endesa hasta cubrir el resto.

Enel ha defendido siempre que no pagará a Endesa por encima de lo acordado en el put (opción) que vence en marzo de 2010. Sencillamente, afirma, no está dispuesta a pagar primas que dejarían al grupo a los pies de los caballos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con la probable obligación de tener que lanzar una OPA para adquirir las acciones de los minoritarios.

Con esa premisa sobre la mesa, las negociaciones son duras. Lógicamente, si parte del pago de la operación tiene que ser con activos, cada parte quiere valorarlos de una forma. Unos, los italianos, a lo que valían en los mejores tiempos; otros, los españoles, a lo que valen ahora mismo.

Llegar al acuerdo es un trabajo de auténtica orfebrería para los bancos negociadores. Como lo es celebrar un consejo -el próximo- en el que se tiene que decidir el reparto de dividendos, ordinarios y extraordinarios, tras la venta de Viesgo (propiedad de Endesa) a la alemana E.ON.

Según la fórmula acordada en el put entre Acciona y Enel, el grupo constructor cobrará la cantidad acordada, los famosos 11.060 millones, más intereses menos el dividendo a que tenga derecho. Acciona ha manifestado en diferentes ocasiones que espera recibir en torno a 1.160 millones por dividendos extraordinarios de la venta de Viesgo y, al menos, otros 400 por el dividendo ordinario.

Si el acuerdo, tal y como está previsto, cuaja en los próximos días, Acciona recibirá un importante espaldarazo. Para su apuesta en Endesa, Acciona recibió créditos por importe de 9.200 millones, de los que, según fuentes del grupo, no ha utilizado 1.083 millones.

Con la amortización del crédito -más la desconsolidación de la deuda de Endesa en su balance-, Acciona saneará apreciablemente sus cuentas, lastradas por una deuda de más de 17.500 millones. El objetivo de crear una gran empresa de renovables (acciona Energía) está al alcance de la mano. Aunque la experiencia enseña que ningún acuerdo está cerrado hasta que lo está.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído