Coca-Cola sufre la crisis menos que Pepsi

(PD).- La crisis económica mundial parece afectar de manera desigual a las bebidas. Mientras el segundo semestre del año pasado, el mismo en el que emergió la mala coyuntura actual, fue especialmente dulce para los productores de bebidas alcohólicas (Diageo aumentó su beneficio en un 16%), los vendedores de refrescos han corrido peor suerte.

Tras años de crecimiento ininterrumpido, las dos compañías líderes en el mercado de las bebidas carbonatadas, PepsiCo y Coca-Cola Co, han sufrido una marcada desaceleración en sus cifras de negocio. Acostumbradas durante décadas a mantener su guerra particular para controlar el mercado internacional de refrescos, este año será escenario de una batalla crucial que dirimirá cuál de las dos compañías está mejor preparada para resistir la crisis.

Un año de estancamiento

A tenor de los resultados presentados en la última semana, correspondientes a la actividad de ambas compañías el pasado año, Coca-Cola parece estar más preparada para capear el temporal. Su beneficio neto tan sólo descendió un 3% (5.807 millones de dólares frente a los 5.981 millones del último trimestre de 2007) y su volumen de ventas experimentó un aumento del 5% .

Enfrente, su histórico antagonista, PepsiCo, sufrió una caída del 9% de sus beneficios (5.142 millones de dólares contra los 5.658 millones del dato de 2007) y un crecimiento en las ventas del 3% . Con un mero vistazo a los números parece claro que los de Atlanta están mejor posicionados para abordar el complicado 2009, pero lo cierto es que ambas compañías poseen sus puntos fuertes para lidiar con su peor enemigo: el fuerte descenso en el consumo de bebidas carbonatadas en Estados Unidos.

A día de hoy, más de un 75% de la actividad económica de los dos empresas depende de sus divisiones en el extranjero. Las ventas internacionales han sido precisamente las que han maquillado los resultados de ambas compañías el pasado año. Especialmente China, donde Coca-Cola aumentó sus ganancias en un 29% en el tercer trimestre, y África y Asia, donde Pepsi prácticamente dobló sus beneficios. Sin embargo, el mercado estadounidense continúa siendo clave para las dos competidoras, y es precisamente en el terreno nacional donde su actividad está flaqueando. Prueba de ello es que Coca-Cola vendió un 3% menos de latas de refrescos en Estados Unidos en 2008, mientras que PepsiCo cedió un 6% .

Estrategias anticrisis

Las armas de ambas empresas para luchar contra la caída en el consumo de bebidas con gas son bien diferentes. Coca-Cola cuenta con una posición muy sólida en el terreno internacional (el pasado año se vendieron un 2% más de latas de Coca-Cola, un 3% más de Fanta y un 6% más de Sprite a nivel mundial) y posee una gama de bebidas no carbonatadas como Aquarius, Minute Maid, Fruitopia, Nestea y diversas marcas de agua mineral, que son susceptibles de resistir mejor los cambios de hábitos de consumo de los norteamericanos.

Por su parte, Pepsi se aferra a su división de snacks (Lay’s, Fritos, Chettos Doritos, etc.) como bastión desde el que mantenerse. Durante el pasado año la compañía incrementó un 7% el beneficio obtenido en el mercado nacional de aperitivos salados mientras sus ventas de refrescos se desinflaban. Y es que parece ser que las patatas fritas resisten mejor las vacas flacas que las burbujas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído