El Gobierno ZP recurre a los avales para inyectar oxígeno a autónomos y pymes

(PD).- Si las empresas no van al ICO, el ICO irá a las empresas. Dos meses de experiencia han bastado a los responsables del Ministerio de Economía para darse cuenta de que las líneas de mediación del Instituto de Crédito Oficial, que tan favorable acogida han tenido en tiempos de bonanza, no sirven para épocas de crisis.

Al menos en su actual formato. El ICO y las Sociedades de Garantía Recíproca cubrirán las garantías de los bancos y las cajas hasta 25.000 euros.

Las empresas y los trabajadores autónomos siguen denunciando el endurecimiento de las garantías de los bancos para conceder financiación hasta el punto de que las asociaciones representativas de ambos colectivos coinciden en acusar a las entidades financieras de «conceder créditos sólo a aquellas pymes y emprendedores que no necesitan de ellos, porque son los únicos que pueden cubrir los avales demandados».

Para subsanar esta deficiencia, la Dirección General de la Política de la Pequeña y Mediana Empresa (DGPYME), del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, está ultimando un proyecto para que el Estado, a través de la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa), sociedad participada por el ICO, avale ante los bancos y cajas de ahorro hasta el 75 por ciento de los créditos a emprendedores por un importe de hasta 25.000 euros.

El proyecto viene a cubrir la deficiencia más importante de las medidas financieras de apoyo a las empresas aprobadas por el Gobierno, como es la cobertura de los avales. Esta medida se instrumentará mediante un acuerdo, que firmará en los próximos días la propia Dirección General de Pymes con Cersa, la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar), las dos asociaciones más representativas de los trabajadores autónomos, ATA y UPTA, y con la patronal de la pequeña y mediana empresa Cepyme.

Cersa asumirá la cobertura del 75% del prestamo

Por este acuerdo, Cersa asumirá la cobertura de las tres cuartas partes del riesgo en los préstamos a las empresas, mientras que el otro 25 por ciento correrá a cargo, a partes iguales, entre las Sociedades de Garantía Recíproca y las entidades financieras rebajando, por tanto, el riesgo de los bancos y las cajas a sólo el 12,5 por ciento del importe total del crédito que se conceda.

Fuentes de la Administración confirmaron que el acuerdo no cierra la posibilidad de que las Sociedades de Garantía Recíproca, si lo estiman conveniente, puedan avalar la totalidad de la parte del aval que no cubrirá Cersa, por lo que el riesgo de las entidades financieras sería cero, en este caso, y permitiría, además, eliminar el trámite de del examen de viabilidad de los bancos y las cajas.

Las empresas y autónomos podrán solicitar los avales de Cersa y de las SGR para todo tipo de préstamos bancarios y no sólo para los que se tramiten con cargo a las líneas de mediación del ICO.

Las mismas fuentes aseguran que para poder hacer efectivo el acuerdo, el ICO deberá ampliar su participación en Cersa, compañía de la que es el accionista mayoritario, con el 23,49 por ciento del capital.

Un segundo objetivo que persigue la DGPYME con este acuerdo es potenciar el papel de las Sociedades de Garantía Recíproca como entidades de apoyo al acceso a la financiación de los emprendedores, fomentando también la creación de nuevas SGR e, incluso, se está estudiando la posibilidad de crear Sociedades de Garantía Recíproca de carácter sectorial, que complementarían la actividad de las existentes en la actualidad, dependientes de las comunidades autónomas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído