Caja Madrid aprueba los Estatutos impuestos por Esperanza Aguirre, lo que deja a Blesa en cuarentena

Caja Madrid aprueba los Estatutos impuestos por Esperanza Aguirre, lo que deja a Blesa en cuarentena

(PD).- El consejo de administración de Caja Madrid aprobó este jueves, y por unanimidad, la nueva redacción de los Estatutos y Reglamento Electoral de la entidad, adaptados a la ley regional de Cajas de Ahorro impuesta por el Gobierno de Esperanza Aguirre con la intención de forzar un vuelco en la presidencia de la entidad.

En la práctica, Miguel Blesa ha firmado una letra, con vencimiento a septiembre, que marcaría su salida de la presidencia. Todavía habrá batallas y escaramuzas, pero la guerra de Caja Madrid parece decidida y a favor de la enérgica presidenta de la Comunidad de Madrid.

Poco podía hacer Blesa y las fuerzas que le apoyan en la Caja madrileña excepto aceptar, si bien de mala gana, los nuevos Estatutos aprobados por la Asamblea de la Comunidad de Madrid.

A pesar de la unanimidad en el voto de este jueves, hay claramente tres bloques en el Consejo. Por un lado, los populares de obediencia aguirrista (cuatro en total); por otro, los tres miembros del PSOE (más uno de UGT), que ayer guardaron escrupuloso silencio, y, finalmente, el grupo de consejeros mayoritario (13), compuesto por representantes del Ayuntamiento (Ruiz Gallardón), sindicatos, etc.

Los hombres de Esperanza Aguirre alabaron la bondad de Estatutos aprobados, enfatizando que la nueva Ley no limita ningún derecho ni va contra nadie. Sorprendente la actitud de los representantes del PSOE, en línea con la estrategia diseñada en Ferraz de llegar a septiembre con las manos libres.

Los integrantes del grupo mayoritario, en cambio, aunque aceptando la nueva normativa por imperativo legal, mostraron su disconformidad con distintos aspectos del articulado remitido por la consejería de Economía y Hacienda que ocupa Antonio Beteta.

La nueva redacción será reenviada a la citada Consejería de Economía para su aprobación definitiva. El paso siguiente consistirá en la convocatoria de una Asamblea General de la Caja (tres o cuatro semanas) para ratificar los nuevos Estatutos, asunto para el que se requiere el voto a favor de dos tercios de los asistentes a la misma.

Y aquí es donde Blesa intentará hacerse fuerte de nuevo, porque su única vía de supervivencia estriba ahora en que la Asamblea no de su aprobación.

Ni siquiera eso le salvaría, porque consejería de Economía tiene potestad legal para imponerlos.

Si lo hace, alguno de los grupos que apoyan a Blesa y discrepan de Aguirre podrían acudir a la legislación ordinaria y recurrir las modificaciones impuestas por la Comunidad. Eso alargará la guerra en Caja Madrid, pero no modificará su resultado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído