Bernard Madoff ante el juez: «Estoy arrepentido y avergonzado»

Bernard Madoff ante el juez: "Estoy arrepentido y avergonzado"

(PD).- «Culpable». Tras pronunciar esta palabra Bernard Madoff pasará sus primeras horas en prisión después de admitir ser el responsable de la mayor estafa de la historia de Estados Unidos.

Bernard Madoff salió de madrugada de su lujoso ático en Manhattan sabiendo que quizás ésa fuera su última noche en casa por una temporada. Y así fue. El juez Denny Chin le mandó directo a prisión después de que el gestor de fondos de 70 años se declarara culpable de los 11 cargos que presentó la fiscalía, que solicita 150 años de cárcel por el fraude masivo. La sentencia está prevista para el 16 de junio.

Era la primera vez desde que se destapó la estafa del siglo hace tres meses que su responsable hablaba en público. El tribunal era un hervidero. Ante él tuvo en la sala a 24 de sus víctimas y cientos de periodistas y curiosos. Madoff admitió haber operado desde principios de la década de los noventa una trama financiera fraudulenta. «Sabía que lo que hacía estaba mal (…), me di cuenta de que mi detención y este día llegarían inevitablemente». Y se declaró «arrepentido» y «avergonzado» por sus crímenes. «No puedo expresar cómo lo lamento», remachó.

LA SENTENCIA

La sentencia no se conocerá hasta dentro de tres meses pero el juez puso fin a sus tres meses de exclusivo arresto domiciliario en un ‘pent-house’ de Manhattan, para alegría de sus víctimas, que recibieron la noticia entre aplausos a las puertas del tribunal de Nueva York, donde comparecía el hasta hace 90 días gurú de las finanzas y respetado inversor de Wall Street.

Tal como ya había anticipado su abogado hace dos días, Madoff se declaró culpable de los once delitos que la Fiscalía le había imputado formalmente el martes pasado: fraude con acciones, fraude en asesoría financiera, fraude en transferencias bancarias, fraude postal, perjurio, falso testimonio, dar información falsa a la SEC, robo de fondos de inversión de sus trabajadores y tres delitos de blanqueo de dinero.

«Operé un esquema ponzi durante años», admitió este jueves el financiero estadounidense durante su esperada comparecencia en un tribunal de Nueva York, la primera desde que fue arrestado en diciembre pasado. «En realidad siempre supe que este día acabaría llegando», añadió un Madoff nervioso que aseguró sentirse «avergonzado» y «arrepentido» por los numerosos crímenes que cometió.

«CREÍA QUE PODRÍA PARARLO»

Ante las preguntas del juez encargado del caso, Denny Chin, el veterano inversor reconoció que durante años aprovechó su reputación y ‘saber hacer’ en Wall Street para captar fondos de miles de clientes a los que prometía jugosas rentabilidades por unas inversiones que en realidad pagaba con los fondos de nuevas víctimas. «Al principio creía que podría pararlo, pero la cosa se fue complicando y al final resultó imposible controlarlo», reconoció.

El magistrado aceptó entonces la declaración de culpabilidad del otrora respetado presidente de la bolsa electrónica Nasdaq y acto seguido, entre los aplausos de los asistentes a la sala, revocó la fianza y decretó su ingreso inmediato en prisión, poniendo fin a un escándalo que salió a la luz el 11 de diciembre tras confesar a sus hijos el multimillonario fraude, que llevó a su arresto horas después por agentes del FBI.

Muchas de sus víctimas acudieron ayer a los juzgados de Nueva York para seguir de cerca la vista y quizá para presenciar el momento en que Madoff supo que pasará el resto de sus días entre rejas. Hasta ahora había logrado evitar la prisión tras pagar una fianza de diez millones de dólares que le permitía estar bajo arresto domiciliario en su apartamento, valorado en siete millones de dólares, y sometido a constante vigilancia a través de un brazalete electrónico.

TRES MILLONES DE ESTAFADOS

Aunque sigue sin conocerse una cifra oficial del número de estafados por el inversor, la Alianza Global de Abogados del caso Madoff, que está presidida por el letrado español Javier Cremades, calcula que serían en torno a tres millones de personas que están repartidas por todo el mundo, desde grandes inversores institucionales hasta multimillonarios y estrellas de Hollywood.

Para ellos el escándalo todavía no ha terminado. Quieren saber dónde está el dinero que les robó y si alguna vez podrán recuperarlo. La pregunta ahora es saber si las autoridades pondrán en el punto de mira de la justicia a los familiares de financiero, especialmente a su esposa Ruth, quien desde que su marido fue detenido ha intentado en varias ocasiones recuperar parte del ‘botín’.

La Fiscalía ha asegurado por activa y por pasiva que la decisión de Madoff de declarase culpable no ha sido fruto de una negociación, por lo que el veterano inversor no está obligado a colaborar con la justicia. Y en un intento por volver a defender la inocencia y honorabilidad de los suyos, este jueves lo repitió varias veces ante el juez, que él es el único responsable de la mayor estafa de la historia. Un fraude que le llevará a pasar el resto de su vida entre rejas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído