España saldrá de la crisis un año después que el resto de Europa

España saldrá de la crisis un año después que el resto de Europa

(PD).- La recesión económica se instalará en España «al menos dos años, en 2009 y en 2010», según ha asegurado en París Jean-Michel Six, el economista jefe para Europa de la agencia de calificación de riesgo Standard and Poor’s.

Six ha explicado que la combinación de la crisis en el sector de la construcción y la caída de la demanda familiar hará que «la recuperación en España vaya a ser tardía en relación a la del resto de Europa», donde confía que podrá verse a finales de 2009.


El experto ha calificado de «extrema» la «gravedad de la crisis en el sector de la construcción» en España y ha agregado que «el hecho de que el paro haya aumentado tan rápidamente, puesto que ha subido en más de un millón de personas en un año, hace que las perspectivas en cuanto al consumo de las familias sean también claramente muy negativas». «Y ahí tiene usted dos grandes componentes de la demanda -la construcción y el consumo de los hogares- que están completamente orientados hacia la baja» en el caso español, ha destacado.

«Al mismo tiempo, se sabe que tradicionalmente España tiene un problema de competitividad a nivel internacional en materia de exportaciones» y ha recordado que «no hay flexibilidad alguna en relación con el euro, puesto que en realidad lo que se espera es una subida del euro más fuerte».

«Eso va a penalizar además las exportaciones españolas», ha agregado después de pronunciar una conferencia en la capital francesa sobre el panorama económico en Europa en la que dijo que «el modelo de España está en crisis».

«Ahora estamos en el ojo del huracán», ha continuado gráficamente su exposición sobre la evolución prevista para los próximos meses, durante los cuales ha asegurado que se mantendrá la caída de la actividad, con la posibilidad de que se adviertan signos de recuperación al final del año.

Además, ha agregado que aunque no hay riesgos de que se produzca el fenómeno de la deflación en el conjunto de los países de la zona del euro, sí se podría dar en algunos países, entre los que de nuevo citó a España e Irlanda, pero alertó del mayor peligro que corre en este aspecto el Reino Unido.

Revisión a la baja de la OCDE

En la misma línea, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, ha anunciado hoy que la economía de España se contraerá más de lo que preveía en su último informe. Sin dar datos precisos, puesto que serán anunciados el próximo 31 de marzo por la institución que agrupa a las 30 economías más industrializadas, Gurría ha señalado que estos nuevos pronósticos arrojarán «una cifra mucho más baja de lo que habíamos previsto en nuestra última previsión» por las especificidades de la crisis española y su «especial vulnerabilidad después de haber dependido demasiado de un solo sector durante muchos años», el inmobiliario.

«Entre las grandes economías, como Estados Unidos, la zona Euro y Japón, todas van a sufrir importantes reducciones. Y esto incluye por su puesto a España», ha explicado tras señalar que «obviamente y al igual que la tendencia general, será una cifra mucho más baja de lo que habíamos previsto en nuestra última previsión». En noviembre pasado, el informe de la OCDE pronosticó para este año un crecimiento negativo del 0,9% para España, y positivo en un 0,8% en 2010.

Aunque la dependencia al ladrillo favoreció que en la última década el crecimiento español se situara entre 1 y 1,5 puntos porcentuales por encima de la media europea, la explosión de la burbuja inmobiliaria inmobiliaria y de infraestructuras está teniendo efectos desastrosos en el empleo y entre los 4 millones de inmigrantes que trabajan en España.

Abriendo el foco, Gurría ha anunciado que la economía mundial registrará un crecimiento negativo este año en línea con lo anunciado ayer por el FMI, que pronostica la primera contracción global en seis décadas, con una reducción del crecimiento global entre el 0,5 y el 1%. Según estos pronósticos, ha agregado que «se puede esperar que si el 2010 será débil, pues el 2011 será mejor. Pero pronosticar hoy el 2011 es un acto temerario. Tenemos que ver cómo vamos a salir de los problemas de mañana».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído