La reactivación fiscal pierde apoyo en Gran Bretaña, anfitriona del G20

La reactivación fiscal pierde apoyo en Gran Bretaña, anfitriona del G20

(PD).- El primer ministro británico, Gordon Brown, anfitrión de la cumbre del G20 en Londres el 2 de abril y cercano a la demanda estadounidense de recurrir a nuevos paquetes de estímulo económico, se enfrenta en su país a una ola de llamamientos a la prudencia presupuestaria.

El propio gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mervyn King, pidió esperar a ver el efecto de las primeras medidas antes de anunciar otras, en la línea de lo que piensan la mayoría de los Gobiernos europeos.

«Haremos todo lo necesario» para sacar al país de la crisis, insiste Brown desde el otoño. Su gobierno ya puso en marcha un plan de estímulo de 20.000 millones de libras (21.600 millones de euros) a finales de noviembre, cuya medida más espectacular fue rebajar el Impuesto del Valor Añadido (IVA) en dos puntos y medio, al 15%.

El plan incluía que el déficit aumentase a 10% del Producto Interior Bruto (PIB) el año que viene, una estimación que no tenía en cuenta el posterior empeoramiento del PIB británico, cuya variación será de -3% en 2009, con el consiguiente impacto en los ingresos fiscales.

La desesperación de los conservadores ante lo que consideraban una imprudencia presupuestaria que tendrán que pagar las generaciones venideras encontró simpatizantes esta semana.

La principal organización patronal, la CBI, le pidió cautela al Gobierno. «Las perspectivas de las finanzas públicas ya son alarmantes, y un nuevo plan de estímulo es prohibitivo y haría que los hogares y las empresas se atrincherasen por el temor a un aumento de los impuestos», estimó el vicedirector general de la CBI, John Cridland.

El ex ministro laborista Stephen Byers pidió al Gobierno que revoque la reducción del IVA, estimando que sería mejor destinar el dinero a librar de impuestos a los trabajadores con salarios más bajos.

Pero la advertencia más severa vino del gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, que estimó el martes que «en los próximos tres años va a haber que acostumbrarse a déficits presupuestarios muy grandes» y que la situación no está para preguntarse «¿por qué no nos embarcamos en otro gran plan de reactivación?».

King estimó quer era mejor encomendarse a la actual política de su institución -tasas de interés de casi cero y puesta en marcha de la máquina de billetes virtual.

La multiplicación de voces disonantes en casa no es un buen augurio para Brown, que necesita que la cumbre sea un éxito para recortar parte de los doce puntos de diferencia que le llevan los conservadores en los sondeos.

Aún así, puede que no haga nada por apaciguar esos temores. Así lo dio a entender su portavoz cuando recordó que su gobierno «dijo claramente que hará todo lo necesario para sacar al país de la crisis», remitiendo al artículo publicado el martes en medios de todo el mundo por el presidente estadounidense, Barack Obama, en el que abogaba por tomar «medidas audaces, amplias y coordinadas» para salir del atolladero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído