Se desploman el consumo de las familias y la inversión empresarial

Se desploman el consumo de las familias y la inversión empresarial

(PD).- Los datos que se van conociendo sobre la evolución reciente de la economía, además de superar todas las previsiones, están confirmando que el primer trimestre de 2009 quedará para los archivos como la fase más destructiva de la recesión.

Según ha confirmado este martes el INE, la caída del consumo y la inversión sin precedentes en el último medio siglo han aumentado la contracción del Producto Interior Bruto hasta el 3% en este periodo con respecto a hace un año, su mayor retroceso desde la crisis de 1959, frente al dato del 2,9% publicado el pasado viernes.

Además, duplica las desfasadas proyecciones que mantiene el Gobierno ZP y que auguran un descenso del 1,6% para final de año. Comparado con los tres últimos meses del pasado ejercicio, la economía cayó un 1,9% y suma tres trimestres consecutivos a la baja.

Concretamente, el consumo de las familias, que representa la mayor partida de gasto con un peso cercano al 55% del PIB, ha casi duplicado su ritmo de descenso desde el 2,3% con el que cerró 2008 hasta el 4,1% registrado entre enero y marzo. La razón, apuntan los expertos, está en el fuerte deterioro del mercado laboral, que ha sufrido en este periodo el mayor aumento del paro de toda la crisis con la incorporación de 800.000 nuevos desempleados en las listas del Inem, según la Encuesta de Población Activa. En este punto, las cifras del INE reflejan que el empleo cayó un 6% en el trimestre, lo que supuso la pérdida de 1,14 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El dato conocido hoy del consumo se sitúa por encima de las estimaciones que el Banco de España publicó hace unas semanas, del 3,3%, y supera ampliamente los niveles esperados por esta institución para todo el año, que eran de un 3,1%.

La inversión, por su parte, sí sigue las previsiones del antiguo instituto emisor tras aumentar su descenso hasta el 13,1%, frente al 9,3% registrado entre octubre y diciembre por el recorte sin precedentes del sector inmobiliario y la paralización de la industria.

Con estos mimbres, la contracción del PIB español, la segunda consecutiva en términos anuales tras la contracción del 0,7% de finales de 2008, fue resultado de la mayor contribución negativa de la demanda nacional fruto de este descenso del gasto de los hogares y la inversión, que pasó de restar tres puntos a finales de 2008 hasta los 5,3 puntos de inicios de año, mientras que la demanda externa estabilizó su aportación positiva al crecimiento agregado en 2,3 puntos, idéntico nivel que en el periodo anterior porque el recorte del consumo ha reducido las importaciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído