MAFO insiste en que «la reforma laboral es ineludible» pero ZP pasa

MAFO insiste en que "la reforma laboral es ineludible" pero ZP pasa

(PD).- Se lo está diciendo el propio gobernador del gobernador del Banco de España puesto por él mismo. Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha subrayado que la contracción que la economía española registra en este segundo trimestre es menos acusada que la que tuvo entre enero y marzo. Pero el presidente del Gobierno pasa. Prefiere la estrategia de vender humo.

En su comparecencia en la Comisión de Economía en el Congreso, Fernández Ordóñez señaló que la caída de la economía en el conjunto de este año será «muy sustancial, aunque probablemente inferior a la que muestren otros países europeos», mucho más afectados por el desplome del comercio mundial.

En 2010, continuó, la caída económica será «menos pronunciada» porque la amplia batería de medidas tomadas «debería ir moderando» la restricción de la actividad, aunque añadió que es «posible» que la tasa de paro mantenga una «línea ascendente».

Aunque insistió en que el alcance de la recesión es inferior al que aqueja a otros países, el gobernador consideró que el fuerte incremento de la tasa de paro revela una de las debilidades fundamentales del «entramado institucional» que es «preciso corregir».

Así, se refirió a la «escasa sensibilidad» que tienen los costes laborales con respecto a «los costes de la empresa o a la evolución cíclica», y añadió que aunque su incremento ha remitido este año aún es «insuficiente» dicha moderación.

Además, reiteró que es «ineludible» acometer una reforma en el mercado de trabajo y «actuar para evitar que el aumento del desempleo se enquiste».

Según Fernández Ordoñez, una reforma laboral permitiría la reasignación de recursos entre sectores, y facilitaría así el relevo de la actividad inmobiliaria por otras ramas productivas.

Señaló que las condiciones laborales deben ajustarse a la situación económica y a sectores específicos y abogó por cambios en los modelos de contratación, así como en los sistemas de intermediación en el mercado laboral.

«Estas reformas no sólo mejorarían las perspectivas de crecimiento a medio plazo, sino que también contribuirían a evitar el deterioro del tejido productivo».

En el mismo sentido, apostó por reformas «urgentes» en la formación y educación del capital humano, así como las dirigidas a mejorar el entorno competitivo, por lo que pidió que el Gobierno aplique de forma «decidida» la trasposición de la Directiva Europea de Servicios, que liberalizará este sector, y la colaboración de las CCAA y de los Ayuntamientos.

El gobernador del Banco de España dijo que para la recuperación de la economía española es «relevante» e «imprescindible» la contribución de demanda externa, que exigirá a las empresas productos competitivos y ajustes en sus «costes, márgenes y precios de forma sensible».

Sobre la inflación, cuya tasa alcanzó en mayo su nivel más bajo desde mediados del siglo pasado, Fernández Ordóñez admitió que volverá a registros positivos a finales de 2009.
En cualquier caso, subrayó el hecho de que los alimentos, los bienes industriales y los servicios registran bajadas de precios interanuales, lo que va en la «línea apropiada» para mejorar la competitividad de la economía, reducir los costes de la recesión e iniciar una recuperación sólida».

ELEVADA MOROSIDAD

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, reiteró hoy que el sistema financiero español no es inmune a la crisis y que las entidades notarán una presión a la baja de sus resultados por el aumento de la morosidad y la menor actividad, e insistió en que deben reducir costes, y que si reciben ayudas para superar la crisis, éstas no deben ser incondicionales, sino que deben reestructurarse.

Durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Fernández Ordóñez defendió que las entidades financieras lo han hecho bien durante la primera parte de la crisis, ya que el peso de los activos tóxicos es «irrelevante».

A su juicio, esta actuación les coloca en «buenas condiciones de partida» para enfrentarse a los riesgos de la crisis macroeconómica, pero subrayó que para salir fortalecidas deben «adaptarse a las nuevas circunstancias».

En este sentido, defendió que el sistema financiero afronta esta segunda oleada de la crisis con la ventaja de haber sido menos dañado, pero que la destrucción de empleo y, su consecuente efecto sobre el incremento de la morosidad, así como el descenso de su actividad, están siendo especialmente acusados, y que lo van a seguir siendo durante este año.

A su juicio, la morosidad continuará elevándose durante 2009, el crédito crecerá a un ritmo inferior al producto interior bruto (PIB) en los próximos meses, como ha ocurrido en ciclos económicos similares, y los márgenes operativos sufrirán una presión a la baja por la competencia por la financiación.

Asimismo, recordó que el descenso de la actividad está siendo especialmente acusado en el sector inmobiliario, que precisaba de abundante financiación y que había adquirido un elevado peso relativo en los balances de algunas entidades.

No obstante, señaló que el sistema financiero puede superar estos retos, pero que debe adaptarse a las nuevas circunstancias «corrigiendo el exceso de capacidad del sector y racionalizando sus estructuras de costes operativos».

LA AYUDA NO DEBE SER INCONDICIONAL

En este sentido, también subrayó que el sistema financiero es la «pieza clave» en la asignación de los recursos financieros, papel que justifica que el Estado español, como han hecho otros gobiernos, se haya mostrado dispuesto a aportar capital a las entidades de crédito «viables» que lo necesiten.

Sin embargo, defendió que estas aportaciones no deben ser algo «incondicional», sino que exige una reestructuración de las instituciones que reciban esos recursos públicos, lo que «reducirá el coste para los contribuyentes y redundará en una mejora de la eficiencia del sistema».

Asimismo, Fernández Ordóñez se mostró confiado en que el espíritu de cooperación en los asuntos de interés general relacionados con la estabilidad y fortaleza del sistema financiero pueda materializarse «pronto» en un conjunto de disposiciones que refuercen la capacidad de actuación ante los problemas que se puedan presentar, «en línea con la tradición del Banco de España y de acuerdo con la especificidad de las tensiones que se están viviendo».

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído