¿La economía toca fondo y empieza a remontar?… en Francia y Alemania

Las dos economías más grandes de la eurozona, Alemania y Francia, han dado hoy un importante impulso a las esperanzas de una recuperación en la eurozona, inmersa en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras cuatro trimestres consecutivos a la baja, el Producto Interior Bruto de estos dos países ha repuntado un 0,3% entre abril y junio, un dato que se sitúa por encima de las previsiones de los analistas en ambos casos y constituye la primera señal de que están empezando a dejar atrás la recesión.

De hecho, el Banco Central Europeo (BCE) afirma en su último boletín mensual correspondiente a agosto y publicado hoy que «la recesión global ha tocado fondo«.

Además, confirma la opinión mostrada por su presidente, Jean Claude Trichet, a principios de julio, y asegura que los indicadores conocidos desde entonces constatan que «el ritmo de contracción se ralentiza claramente» en los países que comparten la divisa europea.

La razón, añade, está en «las significativas políticas de estímulo» puestas en marcha por los diferentes Gobiernos, aunque sobre este apartado lanza un mensaje de atención para que empiecen a pensar ya en cómo retirarlos.

Concretamente, según ha publicado hoy Eurostat, el PIB de la eurozona ha moderado su caída intertrimestral desde el 2,5% que registró entre enero y marzo hasta apenas una décima entre abril y junio gracias a la mejora de Alemania y Francia, aunque otros estados miembros como Grecia, Eslovaquia o Portugal también han obtenido tasas positivas.

Frente al nivel de hace un año, la economía de los Dieciséis suaviza su contracción tres décimas hasta el 4,6%.

Deterioro del empleo

No obstante, el BCE advierte de que el grado de incertidumbre sobre el futuro sigue siendo alto y que «la actividad económica será débil en lo que queda de año», por lo que no espera tasas de crecimiento positivas hasta el próximo 2010 tras una fase de estabilización. Además, destaca en su editorial que los «efectos adversos» del deterioro económico seguirán recortando el empleo durante los próximos meses.

Según los datos publicados hoy por la Oficina Federal de Estadística, el PIB alemán experimentó en el segundo trimestre un incremento del 0,3% en comparación con el primer cuarto del año gracias al impulso del consumo interno y las inversiones públicas. También el comercio exterior contribuyó a este repunte, ya que las menores compras en el exterior consiguieron compensar la caída en las importaciones motivada por el recorte de la demanda en los países de destino de sus productos.

Revisión de los datos del primer trimestre

La oficina de estadística ha revisado además los datos del primer trimestre, y en lugar de un retroceso del 3,8% con respecto al último parcial de 2008 calculado previamente, el retroceso sólo fue del 3,5%. No obstante, la intensidad de la contracción a lo largo del pasado ejercicio ha sido tal que sigue presionando a la baja el dato interanual, que refleja una contracción del 7,1% en relación con el mismo periodo de 2008, siete décimas más que en el periodo anterior. Para final de año, el Gobierno espera un retroceso del 6%.

Desde París, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, ha explicado el repentino repunte del PIB del 0,3% en el segundo trimestre frente al primer cuarto del año en el mayor consumo de las familias, que subió un 0,3%, y la mejora de las exportaciones, sobre todo de automóviles, que superaron a las exportaciones y permitieron una aportación positiva del 0,9% de la balanza exterior al PIB.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído