Los parados sin ayuda podrán pedir los 420 euros a partir de hoy

Los parados que hayan agotado todas sus prestaciones o subsidios a partir del 1 de agosto ya pueden solicitar la prestación extraordinaria de 420 euros mensuales durante medio año para desempleados.

Los beneficiarios de este programa deberán ser menores de 65 años desempleados, estar inscritos como demandantes de empleo, haber agotado la prestación por desempleo de nivel contributivo (sin derecho a subsidio posterior), carecer de rentas propias y en cómputo familiar superior al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (468 de los 624 euros mensuales del SMI), y tener el compromiso de realizar los cursos de formación ofrecidos por el Servicio Público de Empleo.

La ayuda sólo beneficiará a aquellos que se hayan quedado sin prestaciones «dentro del período de duración del programa», en marcha con efectos retroactivos desde el 1 de agosto.

Si el solicitante carece de rentas pero vive con sus padres o tiene cónyuges, hijos menores de 26 años, mayores con discapacidad o menores acogidos, podrá pedir la ayuda cuando la suma de las rentas de todos los integrantes de la unidad familiar, incluido el solicitante, dividida por el número de miembros que la componen, no supere el 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias.

Quienes soliciten la ayuda deberán hacerlo dentro de los 60 días siguientes al agotamiento de la prestación. Su duración máxima es de 180 días (seis meses) por ciudadano, aunque el programa en sí tiene una vigencia de medio año prorrogable por periodos de seis meses siempre que la tasa de paro supere el 17%.

Esta ayuda la gestiona el Servicio Público de Empleo Estatal (INEM), institución que informará a los posibles beneficiarios de la posibilidad de solicitar este subsidio extraordinario de 420 euros cuando sus prestaciones por desempleo estén a punto de agotarse.

No podrán beneficiarse del programa los trabajadores que agoten el subsidio por desempleo para mayores de 52 años, los trabajadores fijos discontinuos que, mientras mantengan dicha condición, agoten sus prestaciones durante los períodos de inactividad productiva ni aquellos que agoten sus subsidios durante la suspensión de su relación laboral o la reducción de la jornada de trabajo en virtud de Expedientes de Regulación de Empleo.

Las personas que reúnan los requisitos exigidos tendrán derecho a cobrar los 420 euros pasado un mes a partir del día siguiente a aquel en el que se solicite la ayuda.

Aunque «la financiación del Programa es diversa al ser diversas las materias afectadas por él», el Ejecutivo calcula que destinará 642 millones de euros para el pago de estas ayudas a unos 340.000 parados.

El programa obedece a una «situación extraordinaria» que se caracteriza de un lado, «por el fuerte aumento del colectivo de desempleados y, de otro, por el notable incremento de la duración de los periodos de desempleo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído