"La solución pasa por una acción conjunta de los poderes públicos, empresas y ciudadanos”

Uno de cada tres hogares con parados sufre pobreza energética

"Sobre el precio de la energía influyen factores ajenos ya sea en forma de impuestos o bien de otros conceptos que lo encarecen terriblemente"

Uno de cada tres hogares con parados sufre pobreza energética
Red eléctrica. PD.

La pobreza energética es un fenómeno de aparición reciente en España y está especialmente vinculado a la grave crisis económica que todavía estamos padeciendo. En la actualidad, cualquier definición de este concepto relaciona la renta disponible con la necesidad de consumo energético de familias con ingresos medios/bajos en los países desarrollados.

Existe un gran consenso sobre los factores que provocan la pobreza energética: se añaden al nivel de ingresos antes mencionado, el mal aislamiento térmico en los hogares, equipamientos con bajo rendimiento y elevados costes de la energía. Sin embargo, no lo hay en cómo se debe afrontar este problema que ha supuesto que el número de españoles en riesgo de pobreza energética ha aumentado en más de dos millones en solo dos años. Según la Asociación de Ciencias Ambientales, uno de cada tres hogares afectados por el paro sufre pobreza energética.

La firma de asuntos públicos MAS Consulting, ha elaborado un interesante informe en el que analiza este fenómeno. «Con el objetivo de participar en el debate generado en España», dice la firma, «el informe ‘MAS Consulting Trends: La pobreza energética: análisis y soluciones’ se basa en la evolución de este concepto en Europa, la forma de aproximación al mismo en el resto de países de nuestro entorno y destaca la responsabilidad de los poderes públicos en la generación, pero sobre todo, en la solución de la pobreza energética».

El documento propone una serie de medidas que podrían aplicarse con objeto de equiparar nuestro sistema al que existe en la mayoría de países de la Unión Europea. Las tarifas sociales, la mejora de la eficiencia energética de los hogares, la información y la ayuda al consumidor vulnerable son, entre otros, los principales elementos de las recomendaciones que presenta el informe.

El estudio ha sido coordinado por Diego Crescente, Asociado y Responsable de la División de Energía de MAS Consulting Group. Para este experto «La solución a la pobreza energética pasa por una acción conjunta y coordinada de los poderes públicos, empresas y ciudadanos».

El texto compara las diferentes legislaciones que en esta materia se desarrollan en la UE y señala cómo una sociedad moderna:

No puede permitir que haya ciudadanos que no puedan mantener una temperatura mínima en sus hogares. Las Administraciones Públicas deben establecer los mecanismos adecuados para corregir el problema. Conocemos las soluciones, ahora simplemente tenemos que aplicarlas.

Según el responsable de energía de MAS Consulting Group, entre las propuestas para su erradicación, una es especialmente relevante. «No es una cuestión de que la luz sea o no cara. Es que hay ciudadanos que no pueden pagar ese precio y eso se debe solucionar» y explica como «simplemente aplicando un tipo de IVA reducido, similar al del agua, a los clientes vulnerables conseguiríamos eliminar, en un alto porcentaje, la pobreza energética en España. Es una cuestión de voluntad, no de números».

En relación al debate generado en los últimos meses sobre el grado responsabilidad que tienen en la aparición de este fenómeno las empresas del sector, el autor del informe señala que aparecen periódicamente como responsables de la pobreza energética para explicar que esta acusación solo se puede entender desde un punto de vista poco académico y relacionado con planteamientos arcaicos donde la empresa es conceptualmente contraria a los intereses de los clientes, es decir, de los ciudadanos.

Para poder responsabilizar a las empresas de propiciar la pobreza energética estas deberían tener control de todas o al menos de una mayoría de sus causas. Sin embargo, no es el caso. De la misma manera las empresas no tienen relación con el nivel de rentas de las familias…

Sobre el precio de la energía, argumento comúnmente utilizado para tratar de buscar la responsabilidad empresarial, Diego Crecente señala que en España, al encontrarnos con un sector regularizado, «los precios finales de la energía se ven influenciados por factores ajenos a la misma, sean en forma de impuestos o bien en otros conceptos que encarecen el precio final terriblemente».

En este sentido hace una recomendación a las petroleras, las gasistas y las eléctricas:

Teniendo en cuenta que son organizaciones con una gran conocimiento del mercado energético y con una notable capacidad de influencia por su relación directa con los clientes y además tienen interés en el correcto funcionamiento de los mercados en los que operan…esta influencia, junto con el concepto de la Responsabilidad Social Corporativa, debe llevarlas a desarrollar estrategias proactivas para paliar los riesgos de vulnerabilidad. Dicho esfuerzo debe ser coordinado con la administración y la sociedad civil y los propios consumidores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído