Recomendaciones del Observatorio del Empleo que ha presentado la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas, (Aedipe)

El cambio necesario hacia el emprendimiento y la búsqueda de la empleabilidad

Los jóvenes siguen estudiando para obtener un trabajo tradicional que no van a encontrar e invertimos todos, ellos y la administración, tiempo y dinero que no tendrá retorno

El cambio necesario hacia el emprendimiento y la búsqueda de la empleabilidad
Parados. EP.

«El problema de empleo nos compete a todos: Administración, empresas, sistema educativo, familia y trabajadores, singularmente a los jóvenes. Si nos enrocamos en decir a los demás lo que tienen que hacer, sólo obtendremos excusas que no sirven para avanzar». Así lo entiende el Observatorio de Empleo Aedipe (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas), cuyas primeras conclusiones han sido presentadas durante el 48 Congreso Internacional que ha celebrado esta organización y que ha contado con la participación de expertos y directivos de empresas.

«Este Observatorio tiene como objetivo identificar e impulsar medidas que contribuyan significativamente al crecimiento y mejora del empleo en nuestro país», según Carlos de Benito, vocal de Aedipe Centro y socio de Interlaboris.

España padece un nivel de desempleo que supera en más del 100% a la media de la Unión Europea, «lo que sin duda se debe a causas estructurales propias que no han sido corregidas en décadas», comenta de Benito y explica que se trata de una situación que obedece también, entre muchas otras causas, «a la falta de una fuerza laboral preparada para actuar en el nuevo escenario que se abre camino en medio de una crisis económica».

Y, aunque tardará en enraizar en España, vamos sin frenos hacia un nuevo modelo que ya está presente en buena parte del mundo; las empresas demandan nuevos tipos de vinculación laboral: colaboradores, freelance,… en definitiva, apuestan por la flexibilidad.

«Busca oportunidades», «Sé tú mismo», «Emprende», «Genera tu propio negocio», recomienda el Observatorio de Aedipe y se cuestiona si son los jóvenes conscientes del cambio para señalar que hay en España talento natural que, por diversas, causas no se adecua a las necesidades del mercado.

«Pero, no sólo el capital humano debe cambiar», afirma el documento, «porque hay empresas que no van a sobrevivir si no se transforman. Los equipos directivos siguen en gran medida anclados en los sistemas de dirección jerárquicos tradicionales, sin innovar y sin adecuarse al nuevo mapa de competencias».

Este estudio señala también que hay rasgos culturales que es preciso modificar en la sociedad, orientándola en mayor medida hacia el emprendimiento y la búsqueda de la empleabilidad. «Los jóvenes -y las familias- siguen pensando y estudiando para obtener un trabajo tradicional que no van a encontrar e invertimos todos, ellos y la administración pública, tiempo y dinero que no tendrá retorno».

El Observatorio hace una serie de peticiones a la Administración Pública que pasan por consultar y escuchar a las empresas a la hora de legislar, y crear políticas relacionadas con la formación y el empleo, además de pensar en clave de futuro:

Hay que orientar a los jóvenes y modificar estructuralmente el sistema educativo sin improvisar; se necesita un apoyo real al emprendimiento, no sólo de palabra; también es importante diseñar, consultando a las empresas y a los profesionales de recursos humanos, una reforma laboral en positivo, es decir, no para la crisis sino para el crecimiento, no para facilitar y abaratar el despido sino para facilitar la empleabilidad.

También plantea recomendaciones para la empresa, entre ellas, emprender políticas en positivo orientadas a la reconstrucción y al crecimiento: de cambio cultural, contratación, desarrollo…; fomentar el aprendizaje continuo; renovar su talento directivo adaptándolo a las nuevas competencias que el mercado demanda y a los nuevos valores que traen consigo las generaciones que se incorporan al mercado; trabajar en las políticas retributivas; apoyar al trabajador para que crezca profesionalmente; no pensar sólo en la reducción de costes laborales como medida de ajuste ante cualquier caída de la demanda; no discriminar en la contratación por razón de edad; apostar con hechos por la certificación profesional de sus trabajadores, y tomar en serio el empleo en términos de responsabilidad social corporativa, tanto en volumen como en calidad.

A los trabajadores, el Observatorio les invita a alejarse «tanto la complacencia como el victimismo»; aprovechar todas las posibilidades de internacionalización; demostrar responsabilidad personal; transformarse y asumir nuevos conceptos del mundo del trabajo; implicarse y no dejar de prepararse. Una actitud proactiva y abierta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído