Principalmente en sectores de actividades profesionales, artísticas, informática, educación, sanidad o comercio

Las mujeres crean casi la mitad de las empresas en plena crisis

No se trata de proyectos fruto de una vocación, sino que surgen bajo los parámetros de la necesidad

Las mujeres crean casi la mitad de las empresas en plena crisis
María José Landaburu. EP.

El 48% de las empresas españolas que comenzaron su actividad en 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis económica, fueron creadas por mujeres, según el estudio «El ADN del emprendedor» realizado por la aseguradora Hiscox del que venimos hablando y que se ha elaborado a través de una encuesta realizada a más 3.500 empresarios en Alemania, Holanda, Francia, Reino Unido, España y Estados Unidos.

El informe asegura que «la proliferación de nuevas empresas impulsadas por mujeres comienza a ser una tendencia».

Así parece entenderlo también la UATAE, Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores, al afirmar que es cierto que hay un importante incremento en el número de mujeres que deciden arriesgar y comenzar su actividad laboral por cuenta propia. «Y, en este sentido, hay que poner en valor la capacidad de emprendimiento que están demostrando las mujeres en esta época de profunda y larga crisis», dice su secretaria general, María José Landaburu quien apunta que el emprendimiento para las mujeres no es una decisión que se adopta por vocación.

Es decir, no se trata, en su inmensa mayoría, de un emprendimiento entendido como la puesta en marcha de una ilusión vital o de un proyecto profesional y personal elegido, sino que surge bajo los parámetros de la necesidad.

Si se observa las franjas de edad donde hay un mayor incremento de mujeres autónomas para determinar quiénes son las que más apuestan por al autoempleo, Landaburu señala que son las de mayor edad que no tienen prácticamente ninguna opción en el mundo laboral o las más jóvenes que no pueden «ni soñar con un empleo fuera de la precariedad».

Un salto hacia el autoempleo «que no está exento de riesgos», opina la responsable de esta organización y que a su juicio precisa un compromiso público inmediato y efectivo para que estas mujeres puedan hacer del trabajo autónomo una alternativa real:

Si no es así, si no se produce una activación económica, una reaparición del crédito suficiente, un impulso del consumo y un aumento de salarios… muchas de estas mujeres estarán abocadas al fracaso.

Y es que el emprendimiento de las mujeres ha contado históricamente con múltiples trabas que se unen a la crisis como es la necesidad de conciliar las responsabilidades familiares, que continúa siendo un asunto casi exclusivo de mujeres, lo que resulta difícil de compatibilizar con el trabajo por cuenta propia.

La secretaria general de UATAE considera que hay tres motivos fundamentalmente que empujan a la mujer hacia una mayor actividad emprendedora:

En primer lugar, que «las mujeres de hoy tienen una formación equiparable o superior a la del hombre y, además, afrontan bien el emprendimiento, acostumbradas a la responsabilidad, a asumir riesgos y al esfuerzo permanente».

En segundo lugar y como ya se ha mencionado, «las mayores dificultades que tienen las mujeres, especialmente en épocas de crisis, para encontrar un trabajo por cuenta ajena». Eso hace que, añade Landaburu, «el emprendimiento se convierta prácticamente en la única alternativa».

Y en tercer lugar, «el hecho de que el mayor crecimiento de los autónomos en estos años se esté produciendo en sectores de Servicios: Actividades Profesionales, Artísticas, Informáticos, Educación, Sanidad o Comercio donde la mujer tiene una mayor presencia, al tiempo que se han reducido los autónomos en los sectores con mayor presencia de varones, como la Construcción, la Industria manufacturera o el Transporte».

La combinación de estos tres factores se encuentran las claves para entender este aumento en la actividad por cuenta propia que recogen también los datos de afiliación publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y que sitúan a las mujeres a la cabeza del emprendimiento en el último año. Las que han iniciado una actividad por cuenta propia han aumentado en 35.579, un 3,4 %. De esta manera mientras que en septiembre de 2013 había 1.054.430 mujeres autónomas, en septiembre de 2014 se alcanza la cifra de 1.090.009. En el caso de los varones trabajadores por cuenta propia el crecimiento ha sido menor, en concreto del 1,9%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído