DESTINAN UNA MEDIA DE 400 EUROS MENSUALES EN TERAPIAS Y TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS

Familias con discapacitados: llegar a fin de mes, todo un reto

Un 58% de los hogares con hijos discapacitados se sustenta a partir de los ingresos de una sola persona

Familias con discapacitados: llegar a fin de mes, todo un reto
Joven en silla de ruedas. PD.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida realizada por el INE, aproximadamente un 65% de las familias españolas encuentra, en mayor o menor medida, dificultades para hacer frente a sus gastos mensuales.

Esta situación se acentúa en el caso de las familias que tienen a una persona con
discapacidad ya que, en este caso, un 75% encuentra dificultades para llegar a fin de mes. Un 29% de ellas afirma que tiene que afrontar «muchas dificultades», un 17% encuentra «dificultades» y otro 29% «ciertas dificultades».

Es más, y según el Tercer Informe: Discapacidad y Familia, elaborado por la Fundación Adecco, un 58% de los hogares con hijos discapacitados en su seno se sustenta a partir de los ingresos de una sola persona. En otras palabras, sólo uno de los dos progenitores tiene empleo. En muchos casos, esta situación se debe a una elección por parte de los padres, que optan porque uno de los dos trabaje fuera de casa, mientras que otro se encargue de manera directa de los cuidados que este hijo requiere.

Los resultados ponen de manifiesto un gran compromiso de las familias con su situación. De hecho, un 85% de las encuestadas para elaborar este informe afirma que sus hijos reciben terapias o tratamientos específicos que impactan positivamente en su desarrollo. Frente a ellos, un 15% declara lo contrario, en la mayor parte de los casos por imposibilidad de afrontar el gasto que ello representa.

En concreto y respecto a ese 85%, la media de gasto mensual destinado a esas terapias se sitúa en los 400 euros mensuales, cifra que asciende anualmente a los 4.800.

Cantidades especialmente significativas cuando se traducen a porcentajes ya que para casi el 34%, esta cantidad representa entre el 20% y el 30% del presupuesto familiar, para un 18,4% supone entre el 30% y el 40% del presupuesto y para el 4,8% representa más del 40% de sus ingresos.

Según Teresa Pérez, consultora de Plan Familia en la Fundación Adecco, «estas terapias son diferentes a las actividades extraescolares que realizan los hijos sin discapacidad (fútbol, ajedrez, natación, etc), ya que éstas persiguen un objetivo formativo o de ocio, y las que reciben los niños con discapacidad tienen un objetivo médico o terapéutico: mejorar la calidad de vida, el estado de salud, la autonomía física y/o psíquica, la integración laboral o el desarrollo psicosocial. En la mayoría de los casos, hablamos de tratamientos de larga duración, que se prolongan en el tiempo para reforzar habilidades adquiridas y conseguir nuevas»:

Terapias que tienen como resultado aportar un mayor optimismo a los familiares del discapacitado. El 33% cree que serán muy útiles; el 43% bastante útiles; el 20% algo útiles y tan sólo un 4% considera que serán poco o nada útiles.

A pesar de la inversión activa en terapias y tratamientos, un 58% de las familias no confía en que su hijo llegue a conseguir empleo algún día. Y dentro de ese porcentaje, un 30% piensa que no conseguirá trabajo debido a prejuicios y estereotipos fuertemente asentados en la sociedad y en la empresa, que impiden la incorporación de personas en condiciones normales; el 28% opina que no podrá acceder a un puesto de trabajo debido a que su discapacidad le impedirá tener la autonomía suficiente como para poder hacerlo.

Dice al respecto Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco:

En efecto, los prejuicios son los principales frenos para la plena integración de las personas con discapacidad y los responsables de que no puedan realizarse laboralmente en condiciones normalizadas. Nosotros queremos poner el acento en la sensibilización y en el impulso de una nueva visión de la gestión de la diversidad, para erradicar por completo la discriminación.

Quizá sea esa esperanza en la normalización la que lleva a un 42% a ser más optimista y considerar que su hijo podrá acceder a un puesto de trabajo como cualquier otra persona.

No obstante, la crisis ha agravado el problema de estas familias perjudicadas por la falta de ayudas públicas que ha supuesto el parón que ha sufrido la ley de Dependencia. El Observatorio de la Dependencia, integrado por patronales del sector y sindicatos, muestra que uno de cada cinco beneficiarios no recibe prestaciones, también revela que cerca de 200.000 de los 924.000 españoles valorados como dependientes se ven privados de la atención y las ayudas públicas que requieren.

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído