UN MODELO DE EMPRESA EN AUGE

Siete razones por las que montar una franquicia

El riesgo de esta fórmula empresarial es mucho menor que cuando uno crea una empresa por sí solo, porque se aprovecha de la experiencia, el apoyo y la imagen de marca del franquiciador

Siete razones por las que montar una franquicia
McDonald's en Moscú. MC

Si usted tiene espíritu emprendedor pero carece de una idea clara de negocio o quiere limitar las posibilidades de fracaso, ¿por qué no prueba con una franquicia en su barrio o en su localidad?

Según el diccionario de la Real Academia Española, una franquicia es una «concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada». Por ejemplo, un restaurante VIPS o McDonald’s, una tintorería 5áSec, una tienda de moda de Adolfo Domínguez o una delegación de la compañía de mensajería MRW o Nacex.

La franquicia está en auge en España. De hecho, apostar por ella tiene sus ventajas.

1. El riesgo empresarial con una franquicia es menor que crear una empresa uno solo

La primera cosa a tener en cuenta cuando alguien se decide a lanzarse a la actividad empresarial mediante una franquicia es que el franquiciado no está solo. Por ello, tiene muchas más posibilidades de tener éxito con su negocio que los que saltan al mundo empresarial sin formar parte de una cadena de franquicias. Además, los bancos se encuentran más cómodos trabajando con franquicias y se hallan más dispuestos a confiar en los futuros franquiciados, con todo lo que ello implica.

2. Se elige un modelo de negocio que ya ha sido probado

Una de las etapas capitales del proceso de creación de una empresa en franquicia es la elección de la marca o la cadena de tiendas. En este punto, el abanico de posibilidades de marcas o cadenas de tiendas es muy amplio. Hay modelos de negocio que funcionan en todas partes y otros que no. Sin embargo, este es el principio de la franquicia: reproducir en otro país, otra región u otra ciudad un concepto y unos métodos que ya han funcionado antes en otros sitios.

3. Estar acompañado desde el inicio del proyecto

Convertirse en franquiciador tiene un coste en términos de derechos de entrada y de otros específicos. Pero es una inversión que permite establecer un proyecto sólido. Además, los franquiciadores muy a menudo son asesorados por la cadena de franquicias en los aspectos financieros del negocio. También tienen ayuda para elegir el local, elaborar su plan de empresa o encontrar financiación. Un franquiciado siempre está respaldado por su red o cadena de tiendas.

4. Beneficiarse de la imagen y notoriedad de una gran marca

Una franquicia combina las ventajas del trabajo independiente con la seguridad y el apoyo que proporciona un gran grupo. Uno es su propio jefe, pero también tiene a su disposición las herramientas de publicidad y comunicación y los equipos para desarrollar su negocio que comunes a todos los franquiciados. La fuerza de la cadena reside en el conjunto de franquiciados, que también se benefician de la imagen de marca. Lo cual da confianza y ayuda a conseguir clientes.

5. Formación para adquirir las competencias necesarias para el desarrollo del negocio

Una de las contrapartidas de los derechos de entrada que pagan los franquiciados es que los franquiciadores les ayudan a formarse antes de lanzar el negocio, pero también después del inicio de su actividad. Los perfiles de los franquiciados son variados y siempre necesitan completar sus competencias y cualificaciones mediante un proceso de formación continua para saber, por ejemplo, cómo manejar un determinado equipo o tratar con los proveedores.

6. Poder consagrase a su actividad al cien por cien

El apoyo de una red o de un franquiciador permite al franquiciado ganar un tiempo precioso. Cuando se crea una empresa se pierde mucho tiempo con determinados trámites y gestiones o con la resolución de problemas que no se habían previsto. En el caso de una franquicia, el apoyo del franquiciador también facilita las cosas al empresario al proporcionarle, publicidad, catálogos, aprovisionamiento, etc., lo que permite a este último centrarse al cien por cien en su negocio.

7. Vincularse con otros franquiciados

En las redes de franquicia, la ayuda mutua y la solidaridad entre los franquiciados son habituales. A través de encuentros y reuniones más o menos informales, los franquiciados se intercambian consejos y trucos. Se compara lo que funciona en un sitio u otro. No se está solo, a pesar de ser independiente. Es uno de los secretos para minimizar el riesgo de fracaso de una aventura empresarial.

economiadelavida@periodistadigital.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído