SU SALUD, EN GENERAL, ES MEJOR

Mayores felices con trabajo a tiempo parcial

Un estudio sugiere que los mayores de 65 años que siguen trabajando son más felices que aquellos otros que optan por la jubilación total

Mayores felices con trabajo a tiempo parcial
Personas mayores. PD.

Cuando se habla de complementar la pensión pública con los ingresos procedentes de un trabajo, esencialmente a tiempo parcial, la gente tiende a pensar en un futuro triste, deprimente. Y es que el sueño de muchos españoles es olvidarse por completo de todo lo relacionado con el mundo laboral cuando les llegue el momento de la jubilación. Muchos de nuestros conciudadanos consideran que no dar un palo al agua en cuanto llegue el momento del retiro es algo así como la clave de la felicidad absoluta. Nada más lejos de la realidad. En contra de lo que pueda parecer, el verdadero secreto para ser feliz cuando llegue la jubilación es… tener un trabajo flexible y remunerado a tiempo parcial.

Un estudio reciente titulado Employment, late-life work, retirement, and well-being in Europe and the United States, publicado en el IZA Journal of European Labor Studies, sugiere que la gente que sigue trabajando después de los 65 años -la edad legal de jubilación en muchos países- tiende a ser mucho más feliz que aquellos otros que dejan de hacerlo, siempre y cuando el seguir trabajando sea por voluntad propia y no por obligación.

Los sociólogos saben desde hace tiempo que, en el mundo industrializado, la felicidad de muchas personas (según sus respuestas a cuestionarios que les preguntan sobre su bienestar) alcanza un nivel mínimo en torno a los 40 años de edad y a partir de entonces aumenta con firmeza hasta la edad de jubilación. De hecho, la gente de una edad en torno a los 65 años tiende a dar puntuaciones más altas a su felicidad que cuando lo hacía en su juventud.

El sentido común parecería sugerir que la gente de edad es más feliz porque no tiene que trabajar mucho. Pero este estudio, elaborado por Carol Graham, del Brookings Institute, y Milena Nikolova, de la Universidad de Maryland, muestra que, por el contrario, aquellos que siguen trabajando se muestran más satisfechos que aquellos que no lo hacen.

El estudio, basado en los resultados de toda una serie de encuestas en Europa y Estados Unidos, también indica que los trabajadores de edad están más satisfechos con su estado de salud que los jubilados. Ahora bien, si los más sanos no gozara de buena salud, también sería más probable que no siguieran trabajando.

Más concretamente, según el estudio, la gente está más dispuesta a seguir trabajando después de los 65 años si tienen empleos que les gustan, especialmente si cuentan con la posibilidad de reducir el número de horas de trabajo a su voluntad.

Por lo que se refiere a las personas del tramo de edad entre 40 y 65 años, esos cuya felicidad ha tocado suelo y, a partir de ahí, crece con firmeza, éstas también extraer mucha satisfacción de sus trabajos. Graham y Nikolova sugieren que el que el nivel general de felicidad de este grupo sea más bajo está mucho más relacionado con el peso de otras responsabilidades, como criar a los hijos (y, quizás, el cuidado de sus padres de más edad, menos activos y con peor estado de salud).

economiadelavida@periodistadigital.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído