SEGÚN LUKAS DAALDER, RESPONSABLE DE INVERSIÓN DE ROBECO

Cinco razones por las que los intereses negativos atraen a inversores

La subasta de bonos a 3 meses roza ya el interés negativo, ¿por qué puede ser interesante comprar deuda si debo pagar por ella?

Cinco razones por las que los intereses negativos atraen a inversores
Un inversor observa los paneles en la Bolsa. EFE/Archivo.

El Tesoro Público volvió a bajar el 25 de febrero de 2015 la rentabilidad ofrecida a los inversores situando en el 0,0% las letras a 3 meses, lo que le permitió financiarse prácticamente gratis. La subasta de bonos a 3 meses roza ya el interés negativo, lo que hace que nos preguntemos, ¿por qué puede ser interesante comprar deuda si debo pagar por ella?

El responsable de inversión en activos múltiples de Robeco, Lukas Daalder, ha señalado 5 razones por las que a los inversores se ven atraídos por los intereses negativos (pagar por comprar deuda) a la hora de invertir:

1. QE DE LOS BANCOS CENTRALES

Los precios de los bonos son el resultado de la relación entre oferta y demanda, por lo que los programas de compra de bonos a gran escala seguirán impulsando la demanda.

2. DEFLACIÓN

Otro factor que hay que tener en cuenta es la deflación. Si se prevé que los precios van a seguir disminuyendo, invertir en bonos aún con rentabilidad negativa tiene mucho sentido. Se puede perder en términos nominales, pero en términos reales aún se obtiene un resultado bueno.

3. LAS PLUSVALÍAS PREVISTAS

Aun siendo la curva de rentabilidad negativa, es posible obtener beneficio de las variaciones positivas de los precios, sobre todo si los inversores siguen yendo más abajo en dicha curva.

4. LAS PREVISIONES RELACIONADAS CON DIVISAS

Si los tipos de cambio sufren una variación positiva puede conllevar un beneficio, como ha sucedido con los inversores que compraron deuda suiza con interés negativo y después salieron beneficiados cuando se revalorizó el franco suizo.

5. LOS TIPOS PARA DEPÓSITOS NEGATIVOS

La decisión del BCE de bajar los tipos para depósitos al -0,2% supone que, para un banco, invertir en bonos con interés negativo puede ser una opción mejor que consignar en depósitos sus excedentes de liquidez.

Además, ha destacado que es posible que los intereses de los bonos no hayan tocado fondo aún, y que el hecho de que sean negativos no es necesariamente malo para determinados inversores.

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído