Su aplicación se triplica, sobre todo en lo referente a la jornada laboral y los salarios

Las empresas apuestan por la flexibilidad interna

Por sectores, a la cabeza, el de actividades administrativas y servicios auxiliares. Menor porcentaje en comercio y reparación de vehículos, información, comunicaciones, actividades financieras, de seguros e inmobiliarias

Las empresas apuestan por la flexibilidad interna
Oficinista con trabajo acumulado. EP.

«Una de las cuestiones más debatidas, al hilo de la impresionante destrucción de empleo que ha tenido lugar en nuestro país, y también de los debates acerca de la reforma de la negociación colectiva, es la que hace referencia a las posibilidades existentes en las empresas para adaptar las condiciones de trabajo ante el cambio de las circunstancias económicas, organizativas o productivas, y evitar así la destrucción de empleo como vía de ajuste para afrontar dichas circunstancias». Lo dice en un artículo Federico Durán, catedrático de Derecho del Trabajo y socio de Garrigues, y se refiere a la flexibilidad interna, es decir, a la capacidad del empresario para modificar los horarios y los destinos de los trabajadores en función de las necesidades específicas de las empresas, así como ajustar los salarios por debajo o por encima del convenio laboral para equilibrar las condiciones específicas de cada una de ellas.

Por ejemplo, un hotel en el que un viernes hay cuatro recepcionistas en el turno de tarde, mientras que el lunes hay sólo dos. Esto se debe a que cuando se realizaron los turnos la ocupación marcaba que el viernes era un día de gran afluencia de clientes. Pero, si las circunstancias lo requieren, porque las previsiones no se cumplen y el viernes el hotel está con una ocupación muy baja y el lunes lleno, la flexibilidad interna sería la capacidad del empresario de modificar los turnos reforzando el lunes y en detrimento del viernes.

Hay que recordar que la reforma laboral, aprobada por el Gobierno en 2012 otorgaba una mayor libertad a los empresarios en este sentido, algo que los sindicatos criticaron duramente.

Pues bien, según la Encuesta Anual Laboral (EAL), que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se triplica el porcentaje de empresas que utilizan medidas de flexibilidad interna.

Un 27% de las empresas objeto de estudio, que emplea a un 46,1% de los trabajadores, manifiesta que han aplicado este tipo de medida. Su uso es más elevado entre las de mayor tamaño y supera el 57% entre las que cuentan con 500 trabajadores o más.

La flexibilidad interna aplicada ha consistido, fundamentalmente, en medidas que afectan a la jornada laboral mientras solo un 7% han modificado su sistema de remuneración o la cuantía salarial.

Por sectores, a la cabeza, el de actividades administrativas y servicios auxiliares, 30,1%, y la hostelería, 29%, seguido del transporte y almacenamiento, 26,9%. Frente al menor porcentaje en comercio y reparación de vehículos 24,3%, información, comunicaciones, actividades financieras, de seguros e inmobiliarias 24,7%.

La Encuesta Anual Laboral también refleja las perspectivas de las empresas sobre el empleo y señala que la valoración de las encuestadas es positiva. «Si bien una amplia mayoría de empresas preveía mantener la plantilla estable, el porcentaje era superior
entre las que preveían ampliarla (8,4%), respecto a las que preveían disminuirla. Las más optimistas son las de mayor tamaño (casi un 17% de las empresas de 500 trabajadores o más, esperaban aumentar el empleo)», indica.

Los sectores con mejores perspectivas empresariales en materia laboral eran los de información, comunicaciones, actividades financieras, seguros e inmobiliarias, con un 19,5% de empresas que preveían aumentar su plantilla.

Por primera vez se ha preguntado por los grupos de ocupación más
demandados y las empresas contestaron, en un 40,1%, que esperaban aumentar el «personal técnico y profesionales de apoyo», al mismo tiempo que un 51,3% de las empresas preveía disminuir su personal no cualificado. En más del 85% de los casos, las empresas esperaban cubrir estas necesidades de aumento de plantilla con personal experimentado, salvo en el caso del personal no cualificado. En este sentido, las empresas de mayor tamaño señalan que recurrirán mayoritariamente, 89,9%, a portales web especializados para contratar mientras que las de menor tamaño, 31,9%, optan por las relaciones personales.

economiadelavida@periodistadigital.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído