Da lugar a problemas cardiovasculares, psicológicos, musculares,…

Trabajar fuera de las horas de oficina perjudica la salud

La flexibilidad de horarios de trabajo, las semanas de más de 39 horas laborales o, incluso, el trabajo durante los fines de semana deterioran la salud

Trabajar fuera de las horas de oficina perjudica la salud
Trabajador. EI

Las nuevas tecnologías ofrecen a los asalariados una flexibilidad mucho mayor en su forma de llevar a cabo sus tareas. En teoría, este hecho podría considerarse como un avance, como un progreso. Y es que se supone que esas nuevas tecnologías pueden permitir a cada uno hacer su trabajo cuando más le convenga. Pero si los empleados dedican sus horas de oficina a navegar por internet para, por ejemplo, buscar las vacaciones más baratas y dejan sus tareas para hacerlas por la tarde/noche en casa, las nuevas tecnologías se convierten, entonces, en una fuente de trabajo adicional.

La lectura de los correos electrónicos, o las llamadas telefónicas inesperadas de los jefes, provocan que los empleados tengan que hacer cada vez más cosas fuera de sus horarios. Una evolución de los hábitos de trabajo que tiene un coste para la salud. Un artículo titulado Health effects of supplemental work from home in the European Union, publicado en la revista médica Chronobiology Internacional, establece una relación entre el trabajo fuera de los horarios de oficina y el deterioro de la salud de los empleados, a partir de un estudio realizado a 57.000 personas en toda la Unión Europea.

«Nuestros resultados indican que incluso una pequeña cantidad de trabajo adicional fuera de los horarios pactados por contrato puede conducir a problemas de salud. La correlación es muy fuerte», indican en su artículo Anna Arlinghaus y Friedhelm Nachreiner, del GAWO Gesellschaft für Arbeits de la Universidad de Oldenburg. Los problemas a los que da lugar son de varios tipos: cardiovasculares, musculares, gastrointestinales, psicológicos…

¿Cómo se puede explicar la aparición de esos problemas? Pues por la falta de reflexión de los empleados en relación con su trabajo. Según el estudio, «ciertos empleados pueden sentirse obligados a estar disponible en todo momento y sin importar dónde, y a trabajar fuera de sus horarios para asumir más carga de trabajo y tener una oportunidad de evolucionar en su carrera profesional».

Los autores del artículo son categóricos: para que los empleados puedan mantener un buen estado de salud es necesario cambiar la cultura de la empresa y modificar esos malos hábitos, con el fin de reducir las cargas adicionales de trabajo. Otros estudios ya habían previsto los riesgos asociados con una carga de trabajo muy grande. En 2011, el Instituto Federal alemán demostró que la flexibilidad de horarios de trabajo, las semanas de más de 39 horas laborales o incluso el trabajo durante los fines de semana tenían un impacto negativo sobre la salud de los empleados. Y es que al final, guste o no, es preciso desconectar.

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído