A los mayores suele devolvérseles gran parte del dinero retenido por IRPF

¿Cuánto dinero necesita para la jubilación? Menos del que piensa

La gente necesita menos dinero del que piensa para afrontar la jubilación. Los mayores pagan menos por el IRPF, lo que libera parte de su renta para consumo. Y no tienen que afrontar gastos que han sido habituales a lo largo de su vida activa

¿Cuánto dinero necesita para la jubilación? Menos del que piensa
Jubilados.

Pensar en el dinero para financiar la jubilación seguramente es un gran motivo de preocupación para mucha gente. Se suele decir que, para poder vivir durante el retiro, se necesita una renta equivalente al 80% del último salario percibido. Lo cierto, sin embargo, es que cuando uno se jubile no necesite unos ingresos de la misma cuantía que cuando estaba en activo. ¿Por qué?

Consideremos varias cuestiones al respecto. La primera de ellas es de naturaleza fiscal. Los jubilados, en general, tributan menos por el impuesto de la renta que los activos, en parte porque sus ingresos son menores, pero, en parte también, por las desgravaciones fiscales que afectan y favorecen a los mayores. El resultado de todo ello es que a muchos les devuelvan todo o una gran parte del dinero que se les retiene todos los meses cuando cobran su pensión. Y eso sin tener en cuenta las ventajas fiscales de adquirir una renta vitalicia con el dinero ahorrado para la jubilación a través de un plan de pensiones, que, con la nueva regulación, tributa nada más que al 8%. Este porcentaje es mucho más bajo que el tipo mínimo del IRPF que, para 2015, es del 20% y bajará al 19% en 2016. Además, las medicinas que les recetan en el Servicio Nacional de Salud son gratis para ellos.

Pasemos ahora al ámbito familiar. Cuando llega la edad de jubilación, lo normal es que los hijos se hayan independizado de los padres y vivan por su cuenta de sus recursos. En consecuencia, de los ingresos de los padres hay que restar las cantidades de dinero que en el pasado tuvieron que dedicar a cuidar, educar y sacar adelante a su progenie. En el momento del retiro, la renta familiar no tendrá que asumir esos gastos, salvo que los hijos estén en paro y haya que ayudarlos. Pero aunque esa situación en España hoy se produce con cierta regularidad, como consecuencia de la crisis, ni es la norma en estos momentos, ni lo es a lo largo del tiempo.

En consecuencia, a la hora de planificar los gastos para la jubilación, hay que tener en cuenta este aspecto. Lo normal, cuando los hijos se van de casa, es que los padres empiecen a gastar más en cosas como restaurantes, viajes, etc. Esto proporciona margen de ajuste de los gastos, en caso de ser necesario, cuando llegue la jubilación. Pero también aumenta la capacidad de ahorro para financiar la jubilación.

Este mismo razonamiento puede aplicarse a lo referente a la hipoteca. Lo normal es que, al llegar el momento de la jubilación, las familias hayan terminado de pagar el crédito para adquirir su vivienda y, por tanto, se vean libres de la carga sobre sus rentas que supone todos los meses la letra del piso. Esa cantidad, por tanto, habría que descontarla también del dinero necesario para vivir cuando llegue el momento del retiro. Y es una rebaja sustancial, teniendo en cuenta que, según las estadísticas sobre vivienda del Banco de España, en estos momentos el pago de la letra del piso se lleva todos los meses el 37% de la renta de la unidad familiar.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, el objetivo de ahorrar de cara a la jubilación cobra mucho más sentido, pues se necesitará un esfuerzo menor para conseguir la cantidad de dinero que permita cubrir las verdaderas necesidades de gasto.

economiadelavida@periodistadigital.com

Te puede interesar

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído